Por Constanza Suárez
5 julio, 2019

“Gente haciendo cosas por gente, porque sí, porque se puede, se quiere y se debe, porque vivimos en un mundo que es de todos y para todos, porque respetar, conocer y tender la mano al otro es parte de lo que significa inclusión, la de verdad”, escribió la joven agradecida del lindo gesto❤️

Ser diferente a los estereotipos aceptados por la sociedad es difícil. La mayoría de las cosas que quieras hacer serán cuesta arriba, pero a veces la vida y las personas pueden darnos grandes sorpresas. Y positivas. 

Esa fue la experiencia que tuvo una usuaria de Twitter, quien contó en la red social una adorable historia. La mujer se apuntó en un gimnasio, donde en el primer día explicó a la monitora que era una persona en el espectro autista y que necesita hacer su rutina de ejercicios con sus propios auriculares de cancelación de ruido. Es que todos sabemos que la música en los gimnasios es muy alta y molesta. Y ella solo quería entrenar sin “interrupciones ni injerencias”, detalló en su tweet. 

En otro mensaje, contó que va al lugar cuatro días por semana y se ejercita durante 1 hora y 20 minutos. “Siempre los mismos días y siempre a la misma hora”, escribió. Después agregó: “No he hecho relaciones sociales ni he asistido a clases de grupo jamás”. 

Twitter/me_MM

La historia comienza cuando la mujer se enferma y falta por dos semanas al gimnasio. Como era algo extraño, su monitora la llamó para saber qué pasaba y ella le contó que el siguiente martes volvería a su horario habitual. 

“Cuando llegué al gimnasio el martes me encontré un panorama distinto: no había música y muchas de las personas que entrenaban a esa hora llevaban auriculares”, contó. 

Y lo que ocurrió luego fue demasiado conmovedor: 

Twitter/me_MM

Sus compañeros de gimnasio mantuvieron el gesto durante una semana, y no porque ya no quisieran, sino que porque ella misma les pidió que “volvieran a la normalidad puesto que las rutinas son importantes para todos, aunque incluyan música de pésima calidad y a volumen desagradable. Me sentí muy agradecida”, dijo. 

Terminó su hilo con un inspirador tweet: “Gente haciendo cosas por gente, porque sí, porque se puede, se quiere y se debe, porque vivimos en un mundo que es de todos y para todos, porque respetar, conocer y tender la mano al otro es parte de lo que significa inclusión, la de verdad”.

Puede interesarte