Por Vicente Quijada
23 febrero, 2018

E incluso puedes ocuparla en hoteles o durante tus vacaciones.

Si eres de aquellos que ante el más mínimo crujido de la madera de la puerta de la cocina saltan de la cama, esta publicación te será muy útil. Si no eres uno de ellos, también considera tomar este sencillo truco en cuenta, podría salvar tu vida -o tus pertenencias- el día de mañana. 

Y sólo necesitarás dos vasos de vidrio, por lo que esta técnica es aplicable a hoteles y otros lugares en donde estés quedándote. Manos a la obra.

Cleverly

Si bien es sencillo, necesitarás cierto equilibrio y buen pulso para lograrlo, así que si no eras muy bueno jugando a Yenga, pide ayuda. Sólo debes poner un vaso en posición horizontal, colgando de la manilla de la puerta, y otro boca abajo, en vertical, sobre ese, en perfecto equilibrio.

Cómo podrás ver, es sólo realizable en puertas que tengan ese tipo de mango. En fin, ¿cómo funciona?

Cleverly

Cuando el intruso intente abrir la puerta -no verá los vasos, porque estarán de tu lado, obvio-, hará que estos caigan, y se rompan, estrepitosamente en el piso de tu habitación. Ello no sólo te alertará a ti, si no que también le dará un buen susto al potencial ladrón, quien de seguro desistirá. 

Claro está que luego tendrás que limpiar ese desastre, y será peor aún si es que el culpable fue el gato del vecino. Pero al menos te sentirás seguro con esta alarma hecha en casa.

Puede interesarte