Por Luis Lizama
8 julio, 2020

El confinamiento vivido en Malasia, a causa de la pandemia, sumado a problemas de salud, han obligado al señor Liew a terminar el negocio. Puso fin a una carrera de 58 años como barbero.

El coronavirus ha afectado a todo el mundo. Lamentablemente muchas personas han fallecido, también hay un gran número de personas que está en cuarentena, en confinamiento, en aislamiento social. Algunos han perdido a seres queridos, están encerrados sin ver a sus familias o viendo cómo el negocio de sus vidas debe cerrar.

Es el caso del Sr. Liew, un hombre de 72 años oriundo de Malasia, que con sus ojos inundados de lágrimas, abrió por última vez su barbería, que funcionó ininterrumpidamente desde 1990. Nada pudo detenerlo en aquellos tiempos, ni siquiera que le extirparan una pierna por complicaciones de salud. Pero ahora el panorama es diferente, ya no hay clientes debido al confinamiento y su cuerpo no es el mismo, la salud no acompaña.

Facebook Tale-Graphy Atelier / Boom Chew Low

Boom Chew Low fotografió los últimos días de la barbería, retratando el rostro del Sr. Liew lleno de nostalgia.

Atiende sus últimos clientes, abre y cierra aquel sitio que fue su refugio, su hogar. Y dice adiós.

Facebook Tale-Graphy Atelier / Boom Chew Low

Su salón cortó muchos cabellos y sirvió para las nuevas generaciones por más de 30 años. 

Facebook Tale-Graphy Atelier / Boom Chew Low

En el año 2014 perdió una pierna, debido a su diabetes, pero eso no lo detuvo, siguió atendiendo y funcionando. Ahora utiliza una pierna protésica.

Facebook Tale-Graphy Atelier / Boom Chew Low

Trabajó muchos años para sacar a su familia adelante. Aquella barbería no era solo su negocio, era mucho más.

Su familia surgió gracias a su legendaria peluquería.

Facebook Tale-Graphy Atelier / Boom Chew Low

Su tienda se a conservado a través de los años, soportando todo tipo de cosas, pero siempre con clientes. Esta vez el panorama es diferente.

Facebook Tale-Graphy Atelier / Boom Chew Low

A lo largo de sus años, tuvo muchas anécdotas, discípulos y maestros, recogiendo lo mejor de cada uno.

Facebook Tale-Graphy Atelier / Boom Chew Low

El Sr. Liew adora su oficio, incluso está dispuesto a dar cortes gratis a quienes lo necesiten. Entiende lo que es no tener dinero.

Facebook Tale-Graphy Atelier / Boom Chew Low

“Lo que siento es muy triste cuando la tienda cierra. Me siento triste porque puedo ver que la tienda está llena de la memoria del Sr. Liew y la tienda es prueba de su arduo trabajo para su familia y su carrera», dijo Boom Chew, el encargado de fotografiar esta nostálgica historia.

Facebook Tale-Graphy Atelier / Boom Chew Low

Su tienda siempre estaba llena. Hoy está vacía y nunca más verá la luz.

Facebook Tale-Graphy Atelier / Boom Chew Low

Boon compartió las imágenes para evidenciar el sentir de esta familia, del Sr. Liew y cómo la pandemia afecta a muchas personas.

Luego de 30 años de arduo trabajo, este hombre ahora está retirado, disfrutando de lo que cosechó.

Puede interesarte