Por Constanza Suárez
25 junio, 2020

“Mi abuela María” muestra como el par recicla agua de mar para beber, dar a su canario y hasta regar la plantas.

La producción “Mi abuela María” muestra una de las técnicas más usadas para “reciclar” agua del mar. Si bien es una manera más bien tediosa y que demanda muchísimo tiempo, el corto de la Luciérnaga Fundida tiene un trasfondo más importante y bastante adorable: la forma en que María y su nieto llevan a cabo este procedimiento. 

Mi abuela María

El corto termina siendo una fabulosa y tierna historia que se logra resumir en tan sólo un minuto y seis segundos. Afortunadamente está disponible en YouTube para su deleite. 

Mi abuela María

Mira el cortometraje:

El director del corto, David Valero, conversó con el portal Ecoinventos y comentó que se trata de un método muy recurrido en la supervivencia en alta mar y en países sin acceso al agua potable. Con este sistema el agua se evapora y cae en el vaso limpia y sin sal.

Mi abuela María

El método, en resumen, se compone de estas tres partes: 

  1. Colocamos el agua salada en un recipiente. En el centro ponemos otro recipiente, un vaso por ejemplo que es donde se recogerá el agua potable.

  2. Tapamos el recipiente exterior con un plástico, sellándolo para que quede cerrado. De esta forma, creamos una atmósfera artificial. Colocamos un pequeño objeto en el centro del plástico, el cual facilitará que tenga una pequeña caída.

  3.  Lo dejamos al sol varias horas. El agua se evaporará y se condensará en el plástico, cayendo al vaso del centro gracias a la pequeña caída central.

Mi abuela María

En la producción se ve como el agua resultante es utilizada para regar planatas, preparar un café o incluso hidratar a un canario. 

Mi abuela María
Mi abuela María

“Mi abuela María” es una producción para el I Festival ecológico de microcortos «La Luciérnaga Fundida» organizado por la Universidad Católica San Antonio UCAM y patrocinado por la concejalía de medio ambiente del Ayto de Murcia.

 

 

 

 

Puede interesarte