Por Luis Lizama
2 junio, 2020

«Registrarán el grado de apertura de la carcasa cada segundo y su biorritmo natural”, explican los autores del proyecto. Si el sistema detecta un cierre de las conchas, es porque hay un cambio en los parámetros del agua.

Según diversos medios y expertos, es un sistema que promete grandes resultados, sobre todo considerando la sencillez que implica. No se trata de grandes máquinas ni inversiones gigantescas. Más bien resulta como un apoyo fundamental para el control del agua que consumimos.

Es un método que detecta fácilmente la contaminación, usando algo tan sencillo como 8 almejas. Ellos tienen la capacidad para detectar cualquier cambio en los parámetros del agua, abriendo y cerrando sus conchas. Cualquier movimiento anómalo y repentino, será indicador de algún problema. Así de simple.

Fat Kathy

Al instante se viene a la cabeza el método que utilizaban algunos mineros en las minas de carbón, que enviaban canarios a inspeccionar y detectar la presencia de algún gas peligroso. El proyecto científico Symbio se basa en la misma fórmula.

«El sistema utiliza mejillones de agua dulce cuya reacción natural a los cambios repentinos de los parámetros del entorno es el cierre de la cáscara. Los métodos que incorporan organismos vivos para proporcionar información sobre la calidad del medio ambiente que los rodea se denominan métodos de bioindicación, y los organismos se denominan bioindicadores.»

Resalta por el sitio web del proyecto Symbio.

En primera instancia, fue desarrollado y próximamente instalado en Polonia, en la Planta de Tratamiento de Agua Czaniec.

Górnośląskie PWSA

Los científicos han destacado que los habitantes de Silesia, lugar que alberga este proyecto, «beberán agua cuya calidad, además de los sensores tradicionales, estará protegida por moluscos de agua dulce».

Esta interesante propuesta utiliza la capacidad de estas almejas o también conocidas como mejillones de agua dulce, de la especie Unio Timudus. Fue estudiada por varios años en diversos puntos de Europa, donde es común su presencia. 

Górnośląskie PWSA

El funcionamiento es bastante sencillo, pues recae sobre la capacidad de las almejas. En caso de detectar algún cambio en los parámetros del agua, estas cierran sus conchas repentinamente.

“En la toma de agua, se colocarán ocho almejas en un tanque especial. Cada uno de estos bibalvos estará equipado con un electroimán que transmite sondas de medición, que registrarán el grado de apertura de la carcasa cada segundo y su biorritmo natural”

“La elección de moluscos para analizar la calidad del agua no es accidental. Los mejillones se alimentan de filtración de agua. En una hora, un individuo puede filtrar y analizar simultáneamente 1,5 litros de agua. Estos son organismos que dañan muchas más sustancias que los humanos. Viven solo en aguas completamente limpias y apenas se mueven y sus reacciones son inequívocas, lo que facilita la observación”

Resalta Symbio en su sitio web.

Górnośląskie PWSA

Los animales serán renovados cada tres meses, para evitar que se acostumbren a los cambios y no cambien su instinto.

Cabe destacar que esta tecnología está ampliamente respaldada por investigaciones, por ejemplo la realizada en 2016 por la Universidad de Poznan (Polonia).

Górnośląskie PWSA

Esta nueva manera de hacer las cosas podría revolucionar la industria, dando un salto no solo de calidad, sino también de sustentabilidad. 

El futuro es ahora, así de simple.

Puede interesarte