Por Alejandro Basulto
5 septiembre, 2019

McKrae Game dedicó dos décadas de su vida a mandar a gays al infierno, para terminar dándose cuenta que estaba equivocado y que él era uno de ellos.

La homofobia y otros tipos de rechazo a personas LGTBI, conllevan que los afectados terminen odiándose así mismos o siendo víctimas de ataques de terceros, en los que corren el riesgo de perder su vida. También, debido a la marginación que provoca la discriminación, muchos gays y lesbianas han optado, en situaciones críticas, por el suicidio, para terminar con una vida en la que solo les han dado la espalda y les han hecho sufrir.

Son muchos los Estados que todavía no garantizan sus derechos (que deberían tener por solo ser personas) y las sociedades donde la estigmatización y prejuicios en su contra abunda.

Post and Courier

Y uno que era parte de esta discriminación y ataque hacia las personas homosexuales, es Mckrae Game. Un hombre cristiano que fundó uno de los mayores ministerios de Estados Unidos en lo que es la denominada «terapia de conversión», en la que intentaba convertir a homosexuales en heterosexuales, bajo un proceso de reformación que estaba basado en la fe.

Pero la sorpresa llegó tras que en una entrevista con el medio The Post and Courier, McKrae Game, el fundador de las «terapias anti-homosexualidad» Hope for Wholeness (Esperanza de completitud) en Carolina del Norte, confesó ser gay. Tras dos décadas mandando a personas homosexuales al infierno e insultándolos por ser como son, McKrae salió del clóset.

Post and Courier

«La terapia de conversión no es solo una mentira, sino que es muy dañina porque es publicidad falsa (…) Yo era un fanático religioso que lastimaba a la gente. La gente dijo que intentaron suicidarse por mí y por las cosas que les dije. Las personas, lo sé, están en terapia por mi culpa. ¿Por qué querría que eso continuara?»

– fue lo que dijo McKrae Game en la entrevista.

Tras confesarse y pedir perdón, su siguiente paso es intentar encontrar un lugar en una comunidad a la que él le dedicó 20 años a atacarla. Pero al menos tendrá el consuelo que no es el único, debido a que David Matheson, un «terapeuta mormón», rompió con su matrimonio heterosexual para buscar un novio. Lo mismo con Norman Goldwasser, otro «terapeuta», de Miami, quien fue visto en una app de citas gay.

Puede interesarte