Por Isidora Fuenzalida
30 octubre, 2020

“Los médicos tienen miedo de tratar a los pacientes pobres, pero yo no tengo ese miedo”, expresó el especialista Ramchandra Danekar.

El médico homeópata, Dr. Ramchandra Danekar, del distrito de Chandrapur de Maharashtra en la India, hace todo lo posible y lo que esté a su alcance para poder atender a sus pacientes en las aldeas remotas cercanas a su hogar.

El anciano de 87 años viaja descalzo en su bicicleta y recorre al menos diez kilómetros cada día. Se dirige principalmente a las aldeas de Mul, Pombhurna y Balharshah talukas, para proporcionar tratamiento médico de puerta en puerta a los más pobres. Ha estado haciendo esto durante los últimos 60 años.

ANI

Con la crisis mundial del COVID-19, la pandemia ha obligado a la mayoría de las personas de la tercera edad a quedarse encerrados en su hogar, para prevenir el contagio. Sin embargo, a pesar de que el doctor homeópata pertenece a dicha población de riesgo, no ha sido impedimento el salir de su casa para ayudar a los más necesitados.

“Durante los últimos 60 años, he estado visitando a los aldeanos casi a diario. Debido al temor del COVID-19, los médicos tienen miedo de tratar a los pacientes pobres, pero yo no tengo ese miedo. Hoy en día, los médicos jóvenes solo buscan dinero, no quieren servir a los pobres”.

–señaló el Dr. Ramchandra Danekar en una entrevista con ANI

ANI

El anciano señala que años atrás, cuando era más joven, solía cubrir muchas aldeas en un día y que incluso a veces se quedaba fuera de la suya para seguir tratando a los pacientes más pobres. Actualmente, debido a su avanzada edad, regresa a casa por las noches.

“Mi rutina es la misma que antes. Quiero seguir prestando un servicio desinteresado a los pobres de las aldeas”.

–señaló Danekar a ANI

El entusiasta doctor, señaló al medio hindú que seguirá sirviendo a la gente “hasta que mis extremidades funcionen”. 

ANI

Sin duda, la vocación y el compromiso que tiene el Dr. Ramchandra Danekar con su comunidad, es de total cariño y apoyo. Él no tiene miedo y asegura que seguirá recorriendo con su bicicleta para entregar medicinas y tratamiento a las aldeas más pobres.

Puede interesarte