Por Andrea Araya Moya
26 noviembre, 2020

Si bien hay bastante diferencia, ambas se ven genial.

Muchas veces cuando vamos de compras nos quejamos porque las tallas de ropa son más ajustadas de lo que deberían o que mientras más grande es la prenda, más extraña se vuelve, casi como si la hubiesen confeccionado “por compromiso”, mientras le dan todo el enfoque a las tallas pequeñas como la S o XS incluso.

Dos amigas de Rusia, una de ellas llamada Marina Kamenskaya (estilista), decidieron probar qué tan diferentes son las prendas XL y XS y compararlas al mismo tiempo.

Así es como ambas se dirigieron a una tienda Zara para realizar su estudio y mostrar si las marcas hacen la misma ropa para diferentes cuerpos de mujeres.

Se probaron desde vestidos hasta pantalones, chaquetas, faldas, entre otros conjuntos que pudieran marcar diferencias si es que las hubiera. Y decidieron compartir todo el proceso con fotos que publicaron en sus redes sociales, para así saber la opinión de sus seguidores. 

“Tuvimos un interesante juego de contrastes. Todos somos diferentes, pero todos quieren vestirse según su estilo y verse lindos”.

-Marina Kamenskaya en Instagram.

Y, aunque se encontraron con algunas diferencias en las prendas que se probaron, lo cierto es que al menos en esa tienda la diferencia sólo estaba en el largo de los vestidos o pantalones.

Al final, la moda no tiene talla, como dice Marina.

“Está la fuerte idea de que la ropa sólo se ve bien en las mujeres delgadas. Como una mujer talla XL me gustaría demostrar que el estilo no depende de la talla. Además, mientras algunas prendas quedan mejor en tamaños más grandes, otras se ven igual de bien en tallas pequeñas o grandes”.

-Marina Kamenskaya en Instagram.

Y tiene toda la razón, porque lo cierto es que para verte bien no necesitas preocuparte por la talla. Sólo en lo bella que esa prenda te haga sentir.

Marina y su amiga se probaron diferentes prendas

Marina Kamenskaya

Y aunque las tallas estaban en diferentes extremos…

Marina Kamenskaya

La diferencia era casi imperceptible

Marina Kamenskaya

Ambas se veían muy bien en sus tallas

Marina Kamenskaya

Las prendas se acomodaban a sus cuerpos de forma increíble

Marina Kamenskaya

Sólo cambiaba el largo de pantalones, por ejemplo

Marina Kamenskaya

Pero la prenda al final era la misma, sólo un poco más grande

Marina Kamenskaya

Casi como diciéndoles a todas que pueden usar la prenda que quieran

Marina Kamenskaya

Y no sentirse incómodas o inseguras. Pues la moda no tiene talla.

Y verse bien tampoco.

Sólo es cosa de actitud.

Puede interesarte