Por Cristofer García
6 octubre, 2020

Se trata de dos niñas colombianas involucradas en un enredo propio de telenovela. Gracias a la insistencia de uno de los padres, se descubrió la verdad.

Dos familias colombianas están viviendo un drama como si fuera sacado del libreto de una novela. Aunque historias así suelan verse en televisión, unos padres tomaron por error la hija equivocada en el hospital y se han dado cuenta del error 4 años después.

Las dos familias, una de Santo Tomás, departamento del Atlántico, y la otra de Chimichangua, departamento del Cesar, fueron las involucradas en este suceso que empezó en 2015.

Este año José Gregorio Hernández, un comerciante de 31 años, supo que tendría una hija fuera de su matrimonio, aparte de las tres pequeñas que ya tenía con su esposa. Finalmente la niña nació el 21 de marzo del 2016, en Barranquilla. Aunque celebró el nacimiento, sentía que algo andaba mal.

José Gregorio Hernández

“En el día del parto a mí me avisaron pero no pude asistir por cuestiones laborales. Es una noticia que se recibe con mucha motivación, y al principio todo estuvo bien, la registramos a mi nombre y en principio todo fue normal”, contó Hernández en conversación con Infobae.

Las primeras señales que notó de que podría no ser su hija genética era una diferencia en sus pies, al no ser como el del resto de sus chiquillas, los cuales son muy característicos. Mientras iba creciendo notaba que no se parecía a él, ni a la madre y tampoco a otros familiares.

Sin embargo, la idea de que no fuera su hija se hacía cada vez mayor y decidió confrontar la situación. Le dijo a la madre que le compraría unos zapatos y en vez se fue a un laboratorio a practicarse una prueba de ADN.

José Gregorio Hernández

“Cuando recibo los resultados de que la niña era incompatible conmigo, al principio pienso que había sido un engaño, que me estaban viendo la cara”, dijo, a lo que fue a hablar con la madre.

“El segundo paso es hacerte la prueba a tí con la niña como quien dice, quien nada debe nada teme”, le dijo a ella, según relató a Infobae. Sin embargo, no esperaba que la madre tampoco fuera compatible al descubrirlo en el examen.

José Gregorio Hernández

“Fue como un baldazo de agua fría, desde entonces solo pude pensar ¿dónde está mi hija?”, expresó José.

Desde ese momento emprendió una investigación para dar con su verdadera hija y, tal como si se tratara de un detective, no se rindió hasta resolver el caso. El primer paso lo dio en el hospital, donde, a través de un recurso, solicitó todos los nacimientos que habían ocurrido entre el 20 y 22 de marzo de 2016.

José Gregorio Hernández

En los documentos que recibió supo que el 21 de marzo también habían nacido otros 7 bebés, de los cuales 5 eran niñas. Como parte de su investigación, se concentró en un parto que ocurrió a pocos minutos de diferencia al de Noris, La otra madre era Ana Cecilia Cano.

Para dar con Ana Cecilia, utilizó las redes sociales. Afortunadamente, encontró su perfil de Facebook y al solo ver pocos segundos su perfil supo que ahí estaba lo que tanto buscaba. En su foto salía la madre con una niña que, al verla supo inmediatamente que era su hija.

José Gregorio Hernández

“Apenas veo la foto digo, esta es mi hija, igualita”, comentó. En ese momento trató de contactarla, lo cual no fue fácil, pero al final ella respondió sus mensajes.

“Después de un tiempo de conversación nos pusimos de acuerdo para hacer una segunda prueba con la niña de ella”, dijo José. Los resultaron confirmaron sus sospechas: la niña que tenía Ana Cecilia, Saray, eran la hija de José y Noris, y la que ellos cuidaron, Salomé, era la hija biológica de Ana.

“Esto ha sido un verdadero drama”, dice José. No obstante, a pesar de la clara evidencia, las madres se han negado a intercambiar las niñas, que ya la han cuidado toda su vida.

José Gregorio Hernández

“Siento que he perdido años de disfrutarla, cuando están pequeños es cuando uno más disfruta a los hijos. De corazón quiero tener a mi niña biológica, no puedo pretender quedarme con las dos niñas porque hay otra familia que también la necesita. Pero sí quiero tener mi hija biológica y también mantenerme presente en la vida de la hija que he criado hasta ahora”, expresó.

“Yo lo que quiero es que esas niñas ahora tengan más amor, ahora tienen dos mamás y un papá que responderá por ambas”, agregó. Espera que poco a poco su hija biológica lo acepte como padre.

Puede interesarte