Por Luis Lizama
3 diciembre, 2019

Cobran apenas 10 euros y cuentan la historia de sus calles, a través de sus propias experiencias. Muchas otras grandes ciudades están replicando la iniciativa.

Las teorías para disminuir el número de personas en situación de calle son millones. Algunas tienen cierta lógica y funcionan, otras para nada. Por otro lado, aparece otro problema, diametralmente opuesto, relacionado con los turistas. Y es que aparte de ser una pena ver personas sufriendo en las calles, los guías turísticos generalmente no son de lo mejor. 

Dublín (República de Irlanda) tomó estos dos asuntos y contrató a personas sin hogar para ser guías turísticos. Les dan trabajo, los reintegran socialmente y además nadie conoce mejor la ciudad que ellos. Dos pájaros de un tiro.

Rory Carroll/The Guardian

La ciudad es un destino turístico imperdible, grandes y destacados bares, pubs, recorridos literarios y un sinfín de experiencias vikingas son algunos de los panoramas que muchos turistas escogen.

Uno de los grandes problemas, que también espanta a los visitantes, es la cantidad de personas que viven en situación de calle. 

Rory Carroll/The Guardian

“Simplemente no tenemos las propiedades para la cantidad de personas que están trabajando. La falta de vivienda podría ser socialmente aceptable, y convertirse en la norma”.

Comentó el guía Derek McGuire, quien vivió en las calles.

Trabaja en uno de los barrios históricos y, en la ruta que se extiende por unos 1.3 kilómetros, pasa por distintos lugares, entre ellos los que solían ser su hogar. Cobra 10 euros y le va bastante bien.

También cuenta parte de su historia: el 2014 perdió su hogar y quedó en la calle, sabe de lo que habla. El recorrido pasa por unos 10 albergues, a modo de concientizar.

Rory Carroll/The Guardian

La iniciativa ha tomado fuerza y también efectividad, ya ha sido replicada en ciudades como Manchester y Londres. Originalmente proviene de Viena (Austria), donde un joven estudiante se inspiró y quiso llevar la idea hasta Irlanda. 

Rory Carroll/The Guardian

Con este nuevo proyecto, las autoridades irlandesas esperan aplacar las cifras de indigentes, disminuyéndolas y también fomentando el trabajo.

Así como McGuire, quien está feliz con su labor, muchas otras personas sin hogar pueden contar sus historias, la de su ciudad, de sus lugares y, lo mejor, es que vienen desde la experiencia propia. 

Puede interesarte