Por Andrea Araya Moya
27 marzo, 2017

Aunque también llevó unos snacks, porque adora comer. Me siento taaaan identificada.

Cuando somos niñas y nos gusta un chico hacemos lo posible con tal de agradarle y que crea que somos lindas. Sin embargo, a veces la más mínima crítica puede provocar que nos sintamos inseguras y hasta descontentas con nuestra propia apariencia (porque, sí, los chicos son crueles). Así le pasó a una adorable niña de 8 años que sufrió la decepción amorosa más triste que puede recibir una niña: el chico que le gusta le dijo que era gorda.

Aunque, lejos de tomárselo mal o romper a llorar, la pequeña simplemente decidió pedirle ayuda a su prima, Briseyda, para salir a correr y ponerse en forma y así impresionar al chico.

Briseyda Ponce

Briseyda Ponce, de Texas, cuenta que vive con su prima de 8 años, Allyson. Briseyda siempre suele salir a correr para mantenerse en forma, hasta que un día su prima le pidió salir a correr con ella. Mientras corrían, la pequeña le contó que algunos niños le decían gorda, incluyendo el chico que le gustaba, Héctor.

“Le expliqué que la belleza no era física y que si ella quería entrenar o correr tenía que ser para ser saludable y no por lo que otros opinaran sobre su cuerpo. Nos reímos de eso”

-Briseyda Ponce a Buzzfeed

Y, claro, salieron a correr, pero de pronto Allyson se sintió cansada e hizo lo que todas hacemos cuando estamos fatigadas: sacó su snack. Briseyda no podía parar de reír, luego le dijo a su pequeña prima que caminaran y trató de hacerle entender que era hermosa.

La situación le pareció tan divertida a Briseyda que no dudó en publicar en Twitter las fotos de su prima con su snack.

Briseyda Ponce

De inmediato la gente comenzó a sentirse identificada con Allyson

“Las niñas en su escuela y el chico que le gusta, Héctor, le dijeron gorda, así que me pidió acompañarme en mi corrida. Pero a la mitad sacó su snack”


Y no dudaron en apoyarla

“Y dile que es hermosa tal como es. El estándar de Héctor puede que esté ciego o algo así”


Y hasta le recomendaban no tomar en cuenta al famoso Héctor

“Dile que dije que Héctor no merece su tiempo y que es hermosa”


Le decían que no se merecía sufrir por un chico

“Es una niña tierna, no tiene que sufrir por lo que un niño le dijo”


Algunos querían encontrar a Héctor

“¿Dónde está Héctor?, sólo quiero hablar”


Y decirle “algunas cosas”

“¿Dónde estás, Héctor?”


Otros, en cambio, destacaban que la pequeña era hermosa tal como era

“Esa pequeña puede seguir comiendo porque es perfecta”

Y tú, ¿te sentiste identificado con Allyson?

¿Dónde estará ese Héctor?

Puede interesarte