Por Alejandro Basulto
24 diciembre, 2020

“Nuestro hijo fue gestado de forma natural, como lo hace cualquier otra pareja cisgénero que está buscando tener un hijo sin necesidad de recurrir a la fertilización asistida”, explicó Franco Di Pietro, de 28 años.

La pareja argentina conformada por Franco Di Piero, de 28 años, y Hannah Palacios, de 44, es una como cualquier otra. Está unida por el amor y el respeto hacia el otro. Una relación que como muchas, hay constantes demostraciones de cariño y de instancias románticas para que él y ella expresen todo lo que sienten. Pero cuenta con una única peculiaridad, que la hace diferenciarse de las demás y de al mismo tiempo llamar la atención de los medios. Ya que ambos son personas transgénero. Y en esta pareja es el hombre quien está embarazado.

Telam

Esta es una relación que lleva un año y tres meses de existencia, de los cuales, los últimos cinco han sido con el embarazo de Franco incluido. Una vida en su vientre que ha sido gestada y que nacerá de manera natural. Como si fueran una familia cisgénero, pero con la sola diferencia de que son trans. Por ello, la única cosa distinta que tuvo que hacer Franco para embarazarse, fue tener que suspender el tratamiento hormonal que venía haciendo hace unos cincos años, para luego esperar unos cuantos meses hasta volver a producir óvulos y menstruar. Lo planificaron todo, porque ser padres era un deseo que tenían hace mucho tiempo.

“Nuestro hijo fue gestado de forma natural, como lo hace cualquier otra pareja cisgénero que está buscando tener un hijo sin necesidad de recurrir a la fertilización asistida (…) “Fue cuestión de hacer todos los pasos, mantener el estrés bajo y buscar la fecha de mayor fertilidad (…) Tampoco pensé que iba a tener que ser yo el cuerpo gestante, porque si hubiera sido con una mujer cisgénero estaba la posibilidad de la inseminación y que gestara ella. Pero bueno, me enamoré de Hannah, surgió, vimos que era posible y le dimos para adelante”

– explicó Franco Di Pietro a Telam

Telam

Un bello y anhelado embarazo ante el cual no han estado exentos de prejuicios y críticas en su contra. En la sociedad e incluso en el sistema de salud, todavía existe una fuerte transfobia, que les ha hecho a Hannah y a Franco prepararse para saber resistir y enfrentar todas las miradas y cuestionamientos que les lleguen.

“Yo a veces digo que ‘voy a ser mamá’ y alguna gente me responde ‘no, vas a ser papá’. Incluso dentro del mismo ambiente, cuando digo ‘es mi marido y está embarazado’ me dicen ‘¿pero vos no te hiciste trans porque te gustan los hombres cisgénero?’. Y ahí yo les explico que no pasa por los genitales, pero la gente todavía está muy cerrada (…) Cuando íbamos juntos al hospital para que él se haga los análisis me preguntaban a mí si estaba embarazada, y yo les decía ‘yo no, él’ y me quedaban mirando. También después de hacerle una de las primeras ecografías, el médico salió y me hablaba solamente a mí y cada tanto decía ‘¿o no, Franco?'”

– contó Hannah

Telam

Franco ha sido siempre el único hombre en la sala de espera de maternidad y embarazo. Todas las demás son mujeres. Y cuando lo llaman para que asista a la sala médica, siente las miradas, las risas y los murmullos de algunas. Él prefiere ignorarlas y no tomarlo como algo personal. Además de destacar que una vez una pareja cisgénero empezó a conversar con él y le dio su apoyo. Su hijo nacerá y será biológicamente varón, y ya le tienen pensado un nombre: Facundo Gabriel. “Pero si en el futuro se quiere llamar Macarena o Brenda y ponerse un vestido, le vamos a apoyar”, agrega y asegura Franco, quien afirma que desde que comenzó su embarazo, le han llegado muchas dudas de jóvenes trans que están con la idea de tener hijos.

Puede interesarte