Por Teresa Donoso
7 diciembre, 2015

Algunas modelos y actrices la condenaron como culpable del cyberbullying que estaban recibiendo.

La maquilladora Melissa Murphy sentía que estaba en la cima de su carrera. Llevaba ochos años trabajando para grandes productoras de películas para adultos y se había convertido en la maquiladora estrella de dicho género.

A modo de proyecto comenzó a fotografiar a las modelos y actrices a quienes maquillaba. Las fotos las subía su Instagram como una forma de mostrar su trabajo, sin embargo, algunas personas no se lo tomaron tan bien.

Fue así como las fotos llegaron a la red social Imgur, donde fueron mostradas como el ‘truco’ que hacía que las modelos y actrices se vieran de una forma que no era real. Si bien la situación podría haber quedado ahí, en menos de 24 horas las fotografías se habían vuelto virales y los rostros de las actrices aparecían en casi todos los diarios y portales de internet.

Las actrices la acusaron de haber vendido sus fotografías a los tabloides y se comenzó a crear una campaña para que ningún productor le diese trabajo a Melissa. 

Murphy nunca estuvo muy segura de querer ingresar a las redes sociales, de hecho, fue una de sus colegas quien creó su cuenta de Instagram. No sabía que publicar en ella, ya que claramente no quería mostrar su vida privada por lo que se le ocurrió comenzar a fotografiar su trabajo. La primera en ser fotografiada fue la actriz Kristina Rose, a quien Murphy le pidió si es que la podía fotografiar sin maquillaje.

Así nació el antes y después que luego causaría tanta controversia.

Publicamos las fotografías y la gente se volvió loca. Entonces decidí pedirle permiso a otras actrices”.

Sin embargo, muchos de los comentarios que recibían las fotografías eran similares: expresaban la idea de que las modelos no eran realmente bellas y que dependían mucho del maquillaje.

Las modelos y actrices la condenaron como la principal culpable de este cyberbullying que estaban recibiendo. 

Han pasado 2 años desde este brutal incidente y hoy la maquiladora vuelve tímidamente al mercado. Actualmente se encuentra trabajando con modelos de Playboy y ha vuelto a abrir su sección de ‘antes y después’ en Instagram.

“Cuando ocurrió todo eso sentí que había perdido mi voz y que no me podía defender. Sin embargo, continué recibiendo cartas de fans y correos electrónicos que decían lo mucho que inspiraba a la gente. Siento que mis fotos ayudaron a humanizar el mundo de la entretención para adultos”.

Hoy en día se dedica a maquillar a todo tipo de público y dice que quiere dejar de ser encasillada como la maquilladora de las películas para adultos. Murphy ha comenzado a publicar nuevamente fotografías de su trabajo con el mismo estilo del ‘antes y después’ pero siente que la reacción del público es diferente hoy en día:

«La gente ahora dice que las modelos son lindas sin maquillaje. No lo tomo como un insulto… lo veo como un gran progreso. Cambiar la mentalidad de la gente, conseguir que digan que las mujeres son más hermosas sin maquillaje… eso es tremendo”.

 Sigue leyendo para ver más fotografías de sus ‘antes y después’.

Puede interesarte