Por Luis Lizama
17 septiembre, 2019

Sus fieles quedaron atónitos, pero entendieron y valoraron su confesión ¡Que viva el amor ❤!

Cuando algo no te hace feliz plenamente, cámbialo, toma un rumbo diferente y siempre busca tu felicidad. No importa cuan tarde ni imposible parezca, hazlo y verás que tomaste el camino correcto. Este cura de San Juan, Argentina, decidió cambiar de pista y abandonar sus hábitos porque su corazón decía otra cosa.

Dejó a la iglesia de lado porque confesó estar enamorado de una mujer de la zona, aunque no quiso dar su nombre. La renuncia fue confirmada por el Arzobispado de San Juan.

Clarín

Dicha noticia fue difundida a través del diario Clarín de Argentina, donde se relata que el joven cura había llegado en febrero pasado a ejercer. Dicen que siempre tuvo un estilo más bien relajado, siempre resaltando por su soltura.

Lo curioso también resulta del momento en que se hizo la confesión, mientras oficiaba la ceremonia. Tomó un ratito de sus fieles y les hizo saber la noticia.

«No estoy dispuesto a asumir una doble vida o a caretearla como dicen los jóvenes».

Comentó el ex cura a los asistentes de su misa, según detalla Clarín

Y claro, cuando algo no te hace 100% feliz ¿Para qué seguir haciéndolo?

«Es una decisión que tenía que tomar para poder descubrir y buscar la felicidad también. Eso quise transmitir a la comunidad cuando terminamos la misa porque yo siempre prediqué en honor a la verdad y a la honestidad y en virtud de eso ser sincero con la comunidad y con quienes me acompañaron en este tiempo».

Prosiguió a través de Clarín

Ejercía sus labores en la Parroquia San Agustín y Nuestra Señora del Rosario, en San Juan, donde tenía buenas recomendaciones. Su decisión viene tras un largo y complicado proceso, donde también influyeron conversaciones con el obispo de la institución, donde finalmente eligió el camino de la felicidad personal.

Clarín

El ex religioso terminó su última misa y se desprendió de las aprensiones que lo coartaban de amar. No se fue sin antes dedicarle unas palabras a sus fieles

«Ayer les decía después de la misa, como un consejo de amigo ya no como cura, pienso que hay que ocuparse mucho de proyectarse en la vida y buscar la felicidad. No ocuparse de la vida del otro, que eso nos quita el tiempo. Si nos ocupamos de la vida del otro es para ayudarlo en su caminar y en su paso» .

Comentó el ex cura a Clarín

Clarín

Esperamos que el joven enamorado haya hecho lo que realmente lo hace feliz y encuentre a esa mujer que lo hizo cambiar de vida. Que viva el amor, por sobre todo.

Puede interesarte