Por Luis Lizama
8 octubre, 2019

Llegó en motocicleta, paró el auto y se arrodilló para rogar, pero era demasiado tarde.

Nunca es tarde para luchar por el amor de tu vida, ni para darse cuenta que ya todo terminó. Probablemente si la otra persona, tu ex pareja, contrae matrimonio, es porque ya superó todo y es feliz con alguien más. Así lo entendemos muchos, la gran mayoría, aunque claro, no todos. 

Este joven colombiano persiguió el coche donde iba su exnovia para pedirte una última oportunidad. Decidió hacerlo el día en que ella se casaría.

En su motocicleta, intentó darle alcance durante varias calles, hasta que se detuvieron y él pudo hablarle. En privado para nada, en plena calle y con la mirada de varias personas.

Era la escena perfecta, romántica y de películas, pero no. Ella siguió sus principios y si estaba por contraer matrimonio era por algo. Así que, a pesar de ser doloroso (por los gestos de la chica), lo sacó de su lado, cerró la puerta y partió.

Captura de pantalla – El Ambito

No tuvo un final feliz para él, aunque la gente coreaba y le gritaba que «¡no la deje casar!» y que no se casara. Ella hizo oídos sordos a los gritos y con evidente pena, tuvo que continuar.

Captura de pantalla – El Ambito

Cuando ella se negó, él comenzó a gritar “¿Cuál altar? ¿Cuál anillo? Vos no te querés casar. ¿Es una broma esto de que te vas a casar?”.

Finalmente se resigna y deja de insistir, ahí la novia cierra la puerta, como una metáfora para su extinto amor, y se va.

El hecho ocurrió en las calles de Medellín, Colombia, y se ha vuelto viral en redes sociales a raíz de lo insólito que es. Esperamos que la novia haya tomado la decisión correcta y esté feliz, junto a su esposo. También que el romántico de la motocicleta pueda superar el quiebre.

Puede interesarte