Por Fernanda Saide
2 abril, 2017

Espera a que veas como anda.

Este pequeño apenas sabe hablar con claridad, y ya tiene el regalo más cool por lejos que todos hemos soñado con recibir. Su padre le construyó una montaña rusa para él solo, y para remate, está situada en pleno jardín. Sin funcionamientos electrónicos, el hombre solamente lo empuja hasta una colina del recorrido, lo hace avanzar con un palo de madera, y él cae por pura gravedad.

Youtube 
Youtube 
Youtube

La emoción que dispara el pequeño es adorable, y su felicidad y gritos compulsivos no tienen precio.

Youtube

Cuando el viaje ya llega a su fin, el menor sólo quiere comenzar de nuevo, y le pide a su padre que por favor lo vuelva a lanzar.

Youtube

Así me imagino que se llevaron toda la tarde, día tras día…

Youtube
Youtube

Y no lo culpo, creo que si tuviera esa edad, me quedaría incluso a dormir en ese tan increíble y envidiable juego.

Youtube 

Mira el entretenido recorrido acá:

¿Te gustaría haber tenido algo así cuando pequeño?

Puede interesarte