“Estoy completamente indignado. Mis padres no me dan comida ni me lavan la ropa”, argumenta el hombre de 30 años.

Aunque la gran mayoría de los padres disfruten ver crecer a sus hijos e incluso deseen vivir con ellos cuando lleguen a la adultez, todo tiene su límite. Tal como ha manifestado esta familia, que está cansada de seguir manteniendo a su hijo de 30 años que no aporta ni con dinero ni con los quehaceres del hogar.

Resulta que Christina y Mark Rotondo han intentando de todas las formas posibles hacer que su único hijo, Michael, entre en razón y se anime a tomar las riendas de su vida, partiendo por encontrar un trabajo e independizarse de sus padres.

Sin embargo, de solo pensarlo, Michael se altera y comienzan las discusiones.

Zach D. Roberts

Por eso, luego de que el joven tuviera una fuerte pelea con su madre, tomaron la decisión de expulsarlo de la casa informándole a través de una carta escrita el 2 de febrero en la que le comunicaban que “debía abandonar la vivienda de inmediato” y tendría 14 días para hacerlo, sin poder regresar.

Pero dos semanas después, él seguía instalado en la casa. Por eso, continuaron con otra carta donde le informaban que sería desalojado. “Hasta ahora, usted ha sido nuestro huésped y no hay contrato de arrendamiento o acuerdo que le otorgue ningún derecho a permanecer aquí sin nuestro consentimiento”, escribieron, pero tampoco causó lo que esperaban.

Zach D. Roberts

Cinco días más tarde, escribieron una tercera carta ofreciéndole más de mil dólares para encontrar un nuevo lugar donde vivir, además de algunos consejos sobre cómo conseguir un apartamento nuevo. “Hay trabajos disponibles incluso para aquellos con un historial laboral pobre como tú. Consigue uno ¡tienes que trabajar!” le dijeron intentando que vuelva al trabajo, pues lleva 8 años cesante.

Pero nada parecía funcionar con su hijo que está próximo a cumplir los 31 en julio. Sin embargo, siguieron intentándolo. El 5 de marzo, la pareja le advirtió que no habían visto indicios de que se estuviera preparando para dejar la casa, así que le informaron que tomarían todas las medidas necesarias para que cumpliera con lo que le estaban exigiendo.

Zach D. Roberts

La carta más reciente fue escrita el 30 de marzo, en un último intento antes de llevar el caso al sistema judicial. En ella le ofrecieron dinero para arreglar el auto y así poder sacarlo de la propiedad, pero ni eso entusiasmó al hombre que pretende vivir ahí durante varios años más y que ahora debe enfrentar una demanda de sus padres para abandonar la casa familiar.

Según informó el Daily Mail, el juez de la Corte Suprema de Nueva York, Donald Greenwood, ordenó el miércoles a Michael que se cambie de casa luego de que intentara llegar a un acuerdo con sus padres y él se negara. Salió de la corte frustrado, negándose a hablar con sus padres y diciendo que “estoy completamente indignado. Mis padres no me dan comida ni me lavan la ropa”.

Zach D. Roberts

Por ahora, aún no está definido el plazo que tiene para abandonar la propiedad de su madre, pero él insiste en que no lo hará.

Puede interesarte