Por Raúl Cobo
14 mayo, 2020

Y así fue a su primer día de clases.

Estas son las historias sencillas y divertidas que tanto nos gusta oír, una anécdota ideal para levantarse con una sonrisa en la mañana. Una historia, que como toda buena historia, está protagonizada por una niña. Su nombre es Sophia, y tenía apenas 5 años cuando su anécdota se viralizó. En ese entonces tuvo su primer día de clases, ¿nerviosa? Obvio que lo estaba, ¿quién no?

Sophia corría y corría por toda la casa buscando sus cosas. Su madre, Hazel Hulse de 34 años, tenía todo listo para ella: ya había comprado todos los útiles y materiales escolares, además del uniforme.

373FAB7B00000578-3741547-image-m-49_1471268515504
Hazel Hulse

Hazel también había comprado unos pequeños zapatos a Sophia, los cuales ella pasó buscando toda la mañana, hasta finalmente encontrarlos en la habitación de madre. Al verlos, la niña entendió que a sus zapatos le faltaban plantillas, ya que ella estaba acostumbrada a tenerlas desde que aprendió a caminar. Entonces salió a inspeccionar el guardarropas para ver con qué se encontraba, hasta que finalmente encontró una plantilla de zapatos.

373FAC5E00000578-3741547-image-a-50_1471268524402
Hazel Hulse

¡Pero no! no era una plantillas de zapatos. La niña se había puesto unas toallas sanitarias en el pie y así se fue a su primer día de clases. Esto provocó la risa de su madre, quien compartió la anécdota por Facebook mientras su hija, algo triste, se lamentaba por haber sido tan torpe.

373FAA9300000578-3741547-image-a-51_1471268541351
Hazel Hulse

Tranquila Sophia, que era el primer día de clases. Y gracias por darnos una de las anécdotas más tiernas del año.

Puede interesarte