Por Daniela Morano
15 noviembre, 2017

Cuando cumplió 23 años ya tenía a 13 hijas, todas quienes ella misma adoptó y crió.

Katie Davis tenía sólo 18 años y una vida bastante normal. Fue la reina del baile en su escuela y presidenta de su clase, con un futuro brillante por delante. Pero decidió cambiar eso para ayudar al futuro de otros. Durante su último año, Katie fue a Uganda a ayudar a aquellos más necesitados.

Decidió dejar de lado la universidad una vez que se graduó y se fue un año a Uganda donde se dedicó a ser maestra. Ese año lanzó Amazima Ministries, una organización que busca transformar vidas y la relación entre estas comunidades y la religión.

Katie Majors

Cuando cumplió 23 años ya tenía a 13 hijas, todas quienes ella misma adoptó y crió. «En esos primeros días viendo a estas pequeñas y ayudándolas a conocer a Jesús, no tenía consciencia de todo el amor que podía llegar a sentir por ellas,» dijo Katie a Today.

Un tiempo después conoció a Benji Majors quien si bien vivía en la misma ciudad que Katie, no se conocieron hasta que él viajo a Uganda como misionero.

Katie Majors
Katie Majors

Cuando la pareja se comprometió el 2015, Katie no tuvo hermanas ni amigas de damas de honor, sino que a sus 13 hijas. Benji no tenía idea pero aceptó a su esposa, pues él realiza un trabajo similar.

Katie Majors

Ahora ambos viven en Uganda con sus hijas, dedicándose a educar a niños con falta de recursos.

Puede interesarte