Su condición era bastante severa.

Desde muy pequeña me dijeron que las personas que eran gemelos difícilmente pasaban mucho separados, me explicaron que, de cierta forma estar separados por mucho tiempo hacía que igualmente mantuvieran una conexión especial; quizás eso era lo que tenían las hermanas de la historia de a continuación; era uno de esos casos que no podían estar lejos la una de la otra.

Sara y Amanda son gemelas. Desde muy pequeñas, su madre, veía como su hija tenían un comportamiento bastante especial y extraño, como por ejemplo, tardarse horas en ponerse sus tenis.

The Doctors

Las chicas se negaban a hacerlo. Solo lo hacían si sus calcetines estaban sin arrugas y sus cordones estaban atados de una manera específica; tempranamente estas hermanas fueron diagnosticadas con trastorno compulsivo obsesivo.

Pero su caso era severo. Sara y Amanda tomaban duchas por 10 horas, a menudo fregaban tanto el jabón, que su piel se desprendía.

The Doctors

Sus padres sentían que las gemelas vivían en una tortura. Por suerte recibieron estimulación cerebral que les cambió la vida; ahora podían llevar una vida normal, salir de su casa, hacer nuevos amigos y descubrir nuevas cosas.

El único problema de todo, es que hay una cosa que las hermanas no han podido hacer: separarse la una de la otra. Ambas no han pasado una noche aparte en 15 años.

The Doctors

Estas hermanas aparecieron en el programa estadounidense The Doctors donde las desafiaron a pasar una noche separadas en un hotel: cada una en un cuarto. Ambas accedieron asustadas por lo que significaría hacerlo.

En el siguiente video podrás ver cómo resultó el experimento.

¿Qué te pareció?

Puede interesarte