Por Kat Gallardo
27 julio, 2017

¡Prepárate para bendecir al mundo!

Encontrar un disfraz original no es tarea fácil, y quienes amamos disfrazarnos lo sabemos. Afortunadamente, todo se puede convertir en un disfraz con astucia y creatividad, no me digan que no. Dicho esto, las posibilidades son millones y si son mujeres, es muy probable que se sientan familiarizadas con esta historia:

“Era un día tranquilo en casa de mis abuelos. Como todo el mundo, tengo a gente en Facebook que no es ‘amiga’ en sí, sino que conocidos que ya ni recuerdo por qué terminaron ahí. Entonces aparece una notificación. ‘Hola!’, respondes amablemente y no pasan un par de frases sin relación hasta que recibes UNA FOTO DE SU PENE ERECTO QUE TAPA LA MITAD DE LA PANTALLA (o algo así) tomada desde arriba. No entiendes nada. ¿La pediste? NO. ¿Alguna vez hicieron sexting? NO. ¿Alguna vez -tal vez- le diste a pensar algo que se malinterpretó? NO. Nada de eso importa, él-«jugadísimo»- se las arregló para mandar una foto en detalle de su pene, la que viste justo antes de que tu abuela te ofreciera café con galletitas”.

Si es así, déjame esparcir algo de glitter:

Para contarte que: HAS SIDO BENDECIDA POR LA FOTO DEL PENE QUE NO PEDISTE

Esta extraña práctica de algunos hombres… -la verdad es que cualquier cosa que pueda decirles para fundamentar todo esto, la voy a estar inventando. No tengo idea ni entiendo por qué lo hacen. Si un hombre quiere explicarlo, que lo deje en los comentarios (aunque probablemente se vuelva peor al hacerlo).

En fin, ahora te puedes disfrazar de esa situación inexplicable. Clementine Ford compartió en Twitter una foto de su amiga-genio Amy, quien lo hizo recientemente. El disfraz es brillante. No sólo tiene cabeza de pene sino que ella en sí ES UN PENE. Tiene lentes, camisa y hasta calcetines, todo del mismo tono. Hasta agregó un diálogo.

Pero este “Pene Que No Pediste” sí que encendió a varios en Twitter, porque amamos Internet:

“No todos los héroes usan capa. Pero algunos se disfrazan de Penes Que No Pedimos”.

“Wow… ella sí que tiene pelotas”.

“Dónde están las pelotas? Ah, es verdad, no tienen!”.

¡Anótenlo como idea para el próximo 31 de octubre!

Puede interesarte