Por Felipe Costa
11 enero, 2021

Will Baretto, un venezolano que emigró a Chile, conoció a dos polacos que ya eran pareja. Se enamoró de ambos y así comenzó la relación poliamorosa. Dicen que en la intimidad no hay reglas y en el futuro piensan ser padres adoptivos.

El amor puede llegar a ser muy diverso, tanto en la forma de expresar sentimientos hasta cómo este se conforma. No solo hablamos de orientación sexual, sino que también de la cantidad de personas que pueden llegar a formar una sola relación.

Instagram @jestmorowo

Anteriormente te contamos la historia de dos mejores amigos que estaban enamorados de la misma mujer, por lo que decidieron salir con la misma chica y hacer una “triada” para convivir juntos. Pues resulta que el poliamor no se limita a relaciones heterosexuales y Will Baretto puede confirmarlo luego de sumarse a la relación de un matrimonio homosexual ya conformado, relata Infobae.

Era 2017 y Will Baretto, un venezolano que emigraba a Chile, se encontró con una pareja de polacos en un hostel. Ellos eran Krzysztof y Mateusz, quienes escaparon de su país dado el alto índice de homofobia que hay.

Instagram @jestmorowo

Will se acercó a la pareja, quienes ya eran un matrimonio conformado, pero sin ninguna intención más que la amistad. Con el tiempo se fueron conociendo y así el venezolano comenzó a salir primero con Mateusz y al mismo tiempo surgió química con Krzystof.

“Yo nunca me había planteado la posibilidad de iniciar una relación con dos personas. Nunca estuvo en mi horizonte ni en mis objetivos de vida. Estaba soltero y pensé que sólo era un amor de verano. Pero lo cierto es que no nos volvimos a separar, ya están por cumplirse tres años”.

–Will Baretto a Infobae

Instagram @jestmorowo

La chispa se dio entre los tres, pero había que asentar planes. Will necesitaba trabajo mientras que los polacos querían seguir viajando por Latinoamérica, pero se quedaron en Chile un tiempo para no separarse del venezolano. En 2019 terminaron por instalarse en Rosario, Argentina, donde conviven actualmente.

Comparten todo, incluso la cama, donde aseguran que la sexualidad no tiene reglas. A veces es de a 3 otras de a 2, pero siempre existe comunicación al respecto.

Instagram @jestmorowo

Mateusz por su lado afirma que lo bueno de las relaciones poliamorosas es que no hay moldes, pueden hacer sus propias reglas, cambiar roles, siempre intentar finalmente que cada uno se sienta cómodo.

En cuanto a los cuestionamientos de familiares y otras personas, tienen claro que “no les importa mucho lo que diga la gente” mientras sean ellos mismos los que se sientan bien en la relación.

Instagram @jestmorowo

En el futuro buscan comprar tierras y vivir de la permacultura, así como convertirse en padres adoptivos algún día, de hermanos o hermanas, para ello deben esperar que se cumplan los 5 años de residencia en Argentina, algo que les hace mucha ilusión.

Puede interesarte