Por Javiera González Ruiz
27 diciembre, 2018

El anciano no podía vivir alejado del amor de su vida e hizo lo posible por recuperarlo.

Después de toda una historia romántica de amor y desamor, por fin triunfó el amor y el matrimonio con 55 años de diferencia volvió a estar juntos. Esto, luego de que el ex sacerdote, Philip Clements, de 80 años, hiciera todo lo posible por recuperar a su joven marido Florin Marin. de 25.

No había bastado con la casa que el anciano le compró en Rumania a Marin ni con la lujosa vida que le mantenía, el chico simplemente se aburrió de las diferencias que tenían y lo abandonó. Sin embargo Clements siempre supo que volverían, pues haría todo lo posible para que eso ocurriera.

Aún si debía ofrecerle más plata y hasta su herencia. 

BPM Media

Y al parecer dio resultado, pues luego de estar solo un tiempo separados, el joven de 25 años volvió rendido a los brazos de Philip, quien asegura que aún no están del todo junto, pues decidieron mantener una relación abierta mientras viven lejos.

Pero eso no quita que pretendan volver a vivir juntos en algún momento.

BPM Media

“Cuando me separé de él, y en tiempos pasados, prácticamente sufrí una crisis depresiva porque lo extrañaba. Era como perder un brazo o una pierna. Sabía con certeza que lo necesitaba” recordó el anciano, que ahora está muy feliz de regresar con Marin.

BPM Media

El chico, en tanto, asegura que el regreso ha sido para mejor, pues su marido se ha comportado mucho mejor que en el pasado. “Philip tuvo que cambiar desde el principio para entender más mi cultura, de dónde vengo, cómo soy… todo esto. A veces no entiende la cultura: es inglés, soy rumano, tengo mis modales, tiene sus modales. No pensamos lo mismo”.

Daily Mail

Pero pese a todas las diferencias tanto culturales y de edad, ambos están muy entusiasmados de volver a intentarlo.

Daily Mail

¡Ojalá sean muy felices juntos!

Puede interesarte