Por Luis Lizama
20 julio, 2020

Batalló por largos días contra el coronavirus, pero no lo soportó. El popular comerciante se hizo conocido por recargar balones de oxígeno sin sacar provecho ni subir sus precios. Dios tiene un ángel más, dijo su familia. Fue un héroe.

Su nombre era Mario Romero Pérez, pero los peruanos le conocían como el «ángel del oxígeno». Oriundo de San Juan de Miraflores, el humilde empresario supo ganarse el corazón de toda su comunidad. Sus buenas acciones lo hicieron popular en esta pandemia, dejando un profundo pesar con su partida.

Su apodo le hacía justicia, pues recargaba los balones de oxígeno de forma justa. No inflaba los precios ni sacaba provecho de la situación. El coronavirus le ha quitado la vida, pero vivirá por siempre en el corazón de quienes lo conocieron. 

Etiqueta.pe

A los 62 años Mario tenía valores bien inculcados. Siempre fue un hombre de respeto, que aprendió de todos sus colegas e hizo bien a la comunidad del oxígeno. Precisamente aquella fue la mejor herencia que dejó este hombre, para su familia y sus hijos.

El «ángel del oxígeno» resaltó por su bondad y buen corazón. A lo largo de su carrera siempre fue justo, lo que se acrecentó con la pandemia.

Imagen referencial – AP

«Dios tiene un ángel más», dijo la familia de Mario al medio La República.

La triste noticia se hizo conocida a través de un comunicado de las autoridades de salud de Perú. Muchas personas han lamentado profundamente lo sucedido, porque este «ángel» era muy querido.

“El Hospital lamenta esta irreparable pérdida y extiende sus condolencias a sus deudos, a quienes se les brinda el apoyo emocional y funerario”.

Escribió el Seguro Social del Perú en su cuenta de Twitter.

Imagen referencial – Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo,

Romero había ingresado al Hospital Guillermo Kaelin el pasado 2 de julio, batallando intensamente durante  varios días.

En un momento su salud no soportó más y falleció.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Así como el recinto, los funcionarios y el público en general también sintieron la profunda pérdida.

Casos como este toman fuerza en momentos complejos, donde muchos otros sacan provecho, Mario se mantuvo firme con sus ideales y siempre colaborando con quienes más lo necesitan.

Imagen referencial – Pixabay

Vendía sus productos a un precio justo y la gente le supo agradecer. Y es que un gesto como el suyo no se ve todos los días.

Todos los locales subieron sus precios, menos el suyo. A pesar de todo, Mario seguía vendiendo el oxígeno a 15 soles por cada metro cúbico. 

Imagen referencial – Pixabay

«OxíRomeroGroup» es el nombre del local de Mario, que le permitió vivir dignamente y salir adelante, conociendo el esfuerzo y valorando cada centavo. 

Muchas personas han confundido a Romero con su colega Luis Barsallo, quien también es conocido como el «ángel de oxígeno», pero en la comunidad de Callao. Lamentablemente este otro ángel también está sufriendo de COVID-19.

El Regional Piura

Su legado será recordado con nostalgia, por su hijo Erick, quien es médico de profesión y sus hermanos, que siempre recibieron lo mejor de Mario. De la misma forma un montón de personas que recibieron lo mejor de este hombre, que se entregó por completo a su trabajo y a sus valores, construyendo a punta de solidaridad el mundo que anhelaba.

Sin dudas que lo extrañarán, no sólo su familia, sino que muchos peruanos.

¡Hasta siempre, «ángel del oxígeno»!

Puede interesarte