Por Alejandro Basulto
31 marzo, 2021

Tenía una hoja de diez centímetros dentro de su cuerpo, y solo se dio cuenta que estaba ahí cuando le hicieron una radiografía en la prueba médica previo a iniciarse en su empleo en una minera.

Hace un año, en enero del año pasado, el ciudadano filipino Kent Ryan Tomao, fue atacado camino a su casa cuando regresaba del trabajo en la ciudad de Kidapawan. Producto de aquel encuentro, recibió una apuñalada, insertándose la hoja rota del cuchillo en su pecho. Debido a la gravedad de la lesión, fue trasladado de urgencia a un hospital, donde le cosieron la herida y le dieron analgésicos. Pasó el tiempo, se recuperó de dolor y siguió con su vida, como si nada hubiera pasado.

Viral Press

Todo seguía igual, hasta que 14 meses después encontró un nuevo trabajo en una minería, donde antes de empezar a trabajar, le realizaron una radiografía en la prueba médica previo al ingreso al campo laboral. Ahí fue cuando descubrió un hecho que lo dejó pálido y al mismo tiempo furioso. Los médicos después de la apuñalada que sufrió, no le retiraron la hoja alojada en su caja toráxica, encontrándose esta a tan solo unos pocos centímetros de perforar sus pulmones. Existía hasta la posibilidad de que hubiera muerto si no se realizaba la radiografía y hallaban lo que aún tenía en su cuerpo.

Viral Press

“Siempre me pregunté por qué sentía dolor en el pecho cuando hacía frío. Pero no tenía idea de que tengo un cuchillo en el pecho (…) El dolor nunca fue lo suficientemente fuerte como para ir a ver a un médico. Solo esperé a que pasara el dolor. Ahora me alivia saber el verdadero problema (…) Los médicos no revisaron mis heridas adecuadamente el año pasado, así que creo que tienen parte de la culpa de lo que sucedió. Deberían arreglar esto (…) No presentaré cargos, solo quiero que me quiten el cuchillo para poder comenzar a trabajar en mi nueva empresa”

– dijo Kent Ryan Tomao a Metro

Legítimamente, este joven trabajador filipino estuvo enojado durante muchos días después de recibir esta noticia. No solo sintió en ocasiones un dolor que no debería haber sufrido, sino que además, por culpa de que todavía tenía la hoja del cuchillo en su pecho, aún no podía empezar en su nuevo trabajo.

Viral Press

Sin embargo, a pesar de la negligencia médica y todas las molestias que esta causó en su vida, este minero no tiene interés en emprender acciones legales contra el hospital que lo trató en ese momento. Lo que sí busca es que durante el próximo mes rectifiquen su error y le retiren el cuchillo, ya que él no tiene dinero para costear dicha operación por su cuenta.

Puede interesarte