Por Isidora Fuenzalida
29 diciembre, 2020

Sus amigos se conmovieron por su historia y decidieron pagar la boda, sin saber que habían sido engañados. Hicieron su sueño realidad

Toni Standen, una mujer de 29 años de Widnes, Cheshire, en Inglaterra, inventó que le habían diagnosticado un cáncer terminal y que le quedaban dos meses de vida.

Standen incluso se afeitó la cabeza para que fuera más real e hizo creer a sus amigos que iba a morir. Ellos cumplieron su deseo y le pagaron la boda de sus sueños de 8.500 libras (11.467 dólares).

Liverpool Echo

La mujer les daba actualizaciones periódicas a sus amigas acerca de los tratamientos para que la mentira fuera aún más grande. Ellas nunca desconfiaron de Standen, ya que la claridad y los detalles que les entregaba eran muy precisos.

Los amigos, preocupados por la mujer, comenzaron a recaudar dinero para financiar la boda de ensueño. Crearon una colecta a través de GoFundMe para ayudarla a ella y a su compañero, James.

Mirrorpix

Con todo el dinero que obtuvieron, Standen y su marido James, recién casados, se fueron de luna de miel a Turquía después de la boda. La pareja también tuvo unas vacaciones en marzo en las que visitaron Alemania, Austria, Hungría, República Checa e Italia.  

La condición de Standen después de la boda fue motivo de sospecha para sus cercanos. La mujer se veía bien y no parecía enferma. Tiempo después, admitió que era todo una mentira.

Liverpool Echo

Llamó a dos de sus mejores amigos y les afirmó que no tenía cáncer y que nunca lo había tenido. Ellos grabaron la conversación para evidenciar la mentira.

“Los quiero a los dos, estoy agradecida por todo lo que ha pasado en los últimos dos años”.

–escribió Standen en un mensaje de texto a sus amigos–

Peter Powell

Standen se declaró culpable de fraude frente al Tribunal de Magistrados de Chester. Fue encarcelada durante 5 meses y se le ordenó devolver una donación de 2.000 libras (2.699 dólares) a un hombre de negocios local. Aseguró estar muy avergonzada por lo sucedido.

“En el momento en que no sé si James y yo nos vamos a divorciar, no lo culpo si lo hace y no nos culpo a ambos si este es el final, lo entiendo completamente y de alguna manera tendré que seguir adelante”.

–señaló la mujer el día de su sentencia–

Liverpool Echo

La mujer parecía incapaz de decir la verdad y poner fin al engaño. Sin embargo, ahora le toma el peso a lo que hizo y sabe que cometió un error. Su engaño ha dejado devastados a sus amigos y familiares. Se sienten traicionados por su amiga.

 

Puede interesarte