Por Luis Lizama
28 mayo, 2020

Son vecinos y le dejaron una nota escrita, donde le recomendaban arreglar el silenciador. Si no lo hacía, debía soportar las consecuencias…

Así como algunas personas modifican sus tubos de escape para hacerlos sonar más fuerte, hay muchas otras que lo detestan profundamente. Y no son pocos, además les molesta con justificada razón. Los adultos mayores son quienes más lo repudian, pues claro, están en una etapa de descanso, poco ruidosa y de tranquilidad.

En ese contexto es que un grupo de vecinos se organizó y, molestos por el ruidoso escape de su coche, decidieron llenarlo con espuma expansiva. Estaban furiosos, pero ahora ríen. También le dejaron una nota escrita, donde le recomendaban amablemente reparar su silenciador. En caso contrario, debía seguir soportando las consecuencias. 

Aaron Robinson / Facebook

El auto es un Ford Mustang, un verdadero lujo, un carro deportivo simplemente hermoso. Puede resultar divertido y estiloso correrlo con un tubo de escape que haga mucho ruido, llamando la atención, pero amigo, no vives solo en este mundo. 

El desafortunado dueño del vehículo, Aaron Robinson, publicó las imágenes de la maldad en su cuenta de Facebook, lamentando lo sucedido y explicando que todo podría haberse solucionado conversando.

Junto a la sorpresa, le dejaron una nota escrita, un tanto amenazante. 

Aaron Robinson / Facebook

«¡Finalmente te encontré! Quieres llamar nuestra atención. No, no lo quieres. Tienes 14 días para reparar los silenciadores o volver a colocar las existencias. NO nos jodas, solo te arrepentirás. Te recomendamos llamar a la policía o instalar un video, nada funcionará. El número de la policía de Middletown es 513-424-7700. ¡Arregla tu silenciador!»

Escribieron los vecinos en la nota para Aaron. Él la difundió en su Facebook.

Claro, él también dedicó algunas palabras para sus vecinos, lamentando lo sucedido. 

«No es lindo, por favor acércate a mí o mi familia, o las cámaras… Si alguien sabe algo, hágamelo saber… Sinceramente, Dios, soy un ser humano razonable, lo habría cambiado sin problema, solo tenía que preguntar…»

Imagen referencial – Pixabay

Ahora sus vecinos ríen y él está furioso. Aunque algo de razón tiene, pues primero hay que conversar los problemas. Quizás Aaron estaba muy ocupado paseando en su automóvil como para mirar a sus vecinos.

Esperamos que puedan solucionar su problema y vivir tranquilos.

Puede interesarte