Por Javiera González Ruiz
20 febrero, 2018

“Parecía tan simple y aburrido antes. Ser natural me parecía horrible”, dijo Kerry.

En el mundo hay muchas personas que quieren parecerse a sus ídolos de infancia: Barbie, o su novio Ken. Y para lograr algún tipo de semejanza, se someten a muchísimas cirugías que luego terminan en obsesión, porque está claro que jamás alguien podrá parecerse en realidad a un muñeco. Y lo intentan sin muy buenos resultados.

Kerry Miles es una madre que ha gastado más de 100 mil dólares en su búsqueda por parecerse a una “Barbie en vida real”.

La mujer se ha convertido últimamente en una sensación de internet al mostrar sus numerosos cambios físicos que ha logrado luego de someterse cientos de cirugías en 10 años.

Kerry Miles Facebook

Sin embargo, su última intervención -que fue de nariz y regalada por sus padres- la habría dejado completamente feliz, pues según contó, el dinero que le regalaron le alcanzó para operarse la nariz e incluso hacerse otra intervención a futuro.

No fue doloroso en absoluto y aunque solo costó la mitad de lo que me regalaron, mis padres me dijeron que mantuviera el dinero restante en otro procedimientos faciales“.

Kerry Miles Facebook

Aunque Kerry no sabe muy bien en qué gastarlos, porque según cuenta, cree que al fin se parece a la Barbie real.

“Después de perder peso y obtener mi nariz nueva, finalmente siento que tengo la figura y la cara que coincide con Barbie“. Quizás vuelva a hacer sus labios, piensa la mujer.

Story Trender

La transformación de Miles comenzó en 2006, cuando empezó a vestir ropa típica de Barbie, y cuenta que lo hizo porque “Siempre me gustó Barbie, tenía muchas muñecas, y todo era rosado y muy femenino, pero no fue sino hasta 2006 que empecé a vestirme como ella“, dijo. Luego “me hice el pelo y usé un montón de ropa rosada y reveladora“.

Story Trender

Una cirugía de senos que le aumentó de un tamaño 32B a un 30G la hizo sentir que iba por buen camino para lograr la imagen de la muñeca que tanto admiraba y luego no pudo parar sus intervenciones.

Y su marido, Darren, la apoya. Si bien en un principio no estaba para nada contento con su imagen, ahora se ha acostumbrado.

Kerry Miles

“Parecía tan simple y aburrido antes. Ser natural me parecía horrible. Solía ​​decir que me divorciaría de Darren si me hacía elegir entre él y mi aspecto, ya que nunca me rendiría en mi sueño de convertirme en una muñeca de plástico.

“Solía ​​odiar lo que veía en el espejo, pero gracias al increíble estilo de Barbie, sé que me siento increíble“. “Mi nueva nariz me ha dado mucha más confianza y no puedo esperar para presumir” finalizó.

Puede interesarte