Por Ignacio Mardones
23 mayo, 2015

Estas son las marcas del paso del tiempo.

Esta es una historia increíble, fue planeada hace muchos años y lo que tenía que suceder para que el objetivo se cumpliera, finalmente sucedió. En 1985, una madre tuvo una ideal genial: compró 2 osos de peluche idénticos, uno sería para su hijo y el otro quedaría guardado para cuando ese niño tuviera su primer bebé. Hoy, ese niño ya existe y el proyecto de la madre acaba de concretarse.

El juguete juguete antiguo ha pasado por mucho en lo que lleva de vida; el hermano menor de quien es el nuevo padre cuenta que se cayó a la piscina incontable veces, también que se extravió en una ocasión cuando estaban de viaje por Disneyworld. Él ha sido quien tomó la fotografía y parece ser el que está más emocionado por la profecía cumplida.

Esta es la fotografía y abajo van aportes de gente que ha subido sus imágenes propias del cambio que han sufrido sus peluches:

rSYtH4A

Fuente

Teddy-Bears__700

Fuente

Teddy-Bears1__700

Fuente

Teddy-Bears2__700

Fuente

Teddy-Bears4__700

Fuente

Teddy-Bears5__700

Fuente

Teddy-Bears6__700

Fuente

image609__700

Annaleise O’keefe

IMG_4209__700

Fuente

sabrina1__700

Amy Faith

Cada uno de estos peluches tiene su historia, algunos tienen más de 30 años de vida fuera de su envoltorio, otros menos, pero la vida ha sido dura y tienen cicatrices o marcas que ha dejado el tiempo. En cualquier caso, al ver estos osos, conejos, aves y otros animales con señales de uso, uno tiene la certeza de que han dado horas y días completos de alegría a los niños que fueron sus dueños.

¡Comparte el tuyo con nosotros!

Puede interesarte