Por Andrea Araya Moya
6 noviembre, 2015

Nadie es igual a otra persona, y no tienes por qué esperar que así sea

Solemos estar pendientes de todo lo que nos rodea. De lo que los demás hacen o dicen, incluso, de cómo manejan sus vidas y logran ser, para nosotros, tan exitosos. Y, frente a eso, comenzamos a buscar la manera exacta de manejar nuestra vida de la misma forma, casi llegando al punto de convertirnos en alguien que no somos por estar demasiado enfocados en compararnos con el resto.

hazte4
@iven

No nos permitimos equivocarnos. No nos damos el lujo de cometer un error que nos permita aprender, porque creemos que los demás nunca se equivocan. Pero ahí está nuestro primer error. Nadie es igual a otra persona, y no tienes por qué esperar que así sea. Nadie tiene la receta que te asegura armar la mejor vida. Nadie. Y eso está bien. Así que, hazte un favor y deja de compararte tanto con los demás, porque no eres igual a ellos, ni ellos igual a ti tampoco. Eres único, y debes tomar eso como algo que te pertenece completamente, pues es como un regalo que la vida te hace y debes apreciar como si fuera el tesoro más preciado que tienes.

hazte3
@jacomine

Deja de compararte, dedícate a ser tú mismo siempre, pase lo que pase. Dedícate a aprender de la vida, de aprovecharla al máximo y dejar de lado lo que los demás digan o hagan, porque es tu vida la que en realidad importa. No te conviertas en la versión de segunda mano de alguien más. Sé la mejor versión de ti mismo y siente cómo todo va mejorando y haciéndose más sencillo. Porque cuando pretendes ser mejor que alguien, cuando te comparas, lo único que provocas es tener esa ansiedad de ser más que los otros, en lugar de ser mejor que tú mismo cada día. Eso es lo que importa. Tú. El resto déjalo afuera de la ecuación.

hazte2
@vivi

La vida es mucho más agradable cuando no tienes esa presión de ser perfecto todo el tiempo. De ser igual de eficiente que otra persona. De actuar de la misma manera. Para nosotros, es estrictamente necesario no compararnos entre sí y, mucho menos, permitir que otras personas lo hagan. Es simplemente injusto.

Deja de compararte. Es por tu propio bien.

Puede interesarte