Por Luis Lizama
31 enero, 2020

Expertos de diversas universidades han informado que los 80 ejemplares podrían causar daño a la fauna colombiana.

Pablo Escobar fue uno de los narcotraficantes más peligrosos y conocidos del mundo entero. Su familia era campesina y, como buen amante de la naturaleza, el «Patrón» tenía su propia hacienda. Importó todo tipo de animales, pues tenía su propio zoológico. Rinocerontes, elefantes, jirafas, hipopótamos y muchos más. 

De eso ya han pasado muchos años y de Escobar quedan muy pocos vestigios. Los animales, por su parte, se han establecido.

Los hipopótamos que trajo Escobar tienen en alerta a las autoridades colombianas, podrían ser altamente peligrosos para el ecosistema local. Una amenaza para los otros animales.

Archivo particular / Semana

En un principio fueron cuatro ejemplares que introdujo, pero con el tiempo fueron reproduciéndose. Hoy son más de 80. 

Fueron declarados como una especie invasora y expertos de las universidades de California San Diego, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, examinaron el entorno y las consecuencias que han traído estos animales, a través de la revista Ecology.

Cuando Pablo Escobar fue asesinado, fueron reubicados y, considerando su potencia física y agresividad, es muy improbable que desaparezcan por sí solos. Se reprodujeron en altos niveles.

El Tiempo Colombia, GDA 

Este tipo de animales suele ser muy dañino para los ecosistemas donde habita. De hecho, uno de los autores del estudio confirmó que incluso en África, en su hábitat natural, han causado grandes estragos. 

A los lagos en que viven, pueden introducir desde nutrientes y materiales orgánicos, que no pertenecen allí. Incluso sus heces contaminan de gran manera.

Imagen referencial (Pixabay)

El estudio ha concluído que es urgente tomar medidas respecto de estos animales. Su crecimiento, en cuanto a la población, es exponencial y se estima que en las dos próximas décadas ya no sean 80, sino miles. 

Los animales no tienen la culpa de haber sido traídos a este continente. Son parte del terrible legado que dejó Escobar en su país e incluso podrían considerarse como víctimas. 

Por la seguridad de ellos y de el resto de animales en Colombia, se deben tomar medidas.

Puede interesarte