Por Upsocl
4 noviembre, 2020

“Me considero un feminista”, dice Brady. Y no tiene problemas en mostrárselo a las cámaras.

“Me considero un feminista”, dice Brady Pillow a la periodista. A su lado sus cinco mujeres le miran concentradas desde la cocina de su casa en Utah, Estados Unidos. El hombre, que era mormón pero recientemente se alejó de la congregación, practica la “poligamia progresista” y dice que incluso hay “polígamos tradicionales” que encuentran demasiado alocada la forma en que vive.

Su familia -sus 5 esposas y 24 hijos- protagonizaron el programa My Five Wives (“Mis Cinco Esposas”) hace 6 años y expusieron su vida íntima a los televidentes del canal TLC.

La familia dejó que las cámaras entraran a sus casas -sí, en plural- para mostrar cómo es vivir con 5 esposas dentro de una comunidad mormona que, a pesar de creer que la forma de llegar al cielo es a través de la poligamia, quiere que la familia abandone su área.

ABCNews.

Para empezar, cada esposa tiene su propia casa y pasa una noche cada cinco días con Brady. Paulie, Robyn, Rosemary, Nonie y Rhonda son primas, pero no les parece extraño dormir con el mismo hombre.

“No es tan complicado: nos amamos. Es solo lo normal multiplicado por cinco”.

–Brady Pillows–

La familia comparte cena reunida en su totalidad todas las tardes, momento que Brady aprovecha para hablar con sus hijos. A ellos no les está inculcando vivir de forma polígama.

Cuando preguntan a Brady por su forma de vida, responde que le gusta pensar que el ser humano “está evolucionando”, pero aclara que no tendría una sexta esposa.

ABCNews

Para sustentar el enorme “familión” Pillows, Brady dirige una empresa de construcción y algunas de sus esposas trabajan. La cuenta mensual de comida supera los cuatro mil dólares.

¿Qué opinan las esposas? Dicen que están contentas por la armonía que han logrado, aunque también tienen malos días.

Rosemary, por ejemplo, se siente distinta a las otras mujeres de la casa porque no es tan delgada como ellas.

“He sentido como que tengo a Barbie y a la Bella Durmiente por las otras esposas. Yo soy la rellenita”.

–Rosemary–

Ella dice que ha pensado abandonar la familia, pero “eso los devastaría”.

“Pasamos años y años construyendo esta familia y nos amamos”.

–Rhonda Pillows–

Hasta hace poco la comunidad mormona fundamentalista en que vivía la familia Pillows no tenía problemas con ellos, pero a medida que aumentó su cantidad de esposas y de hijos les han dicho que se tienen que ir.

ABC News.

“El líder de la comunidad ha dejado claro que por las decisiones que hemos tomado sería bueno que nos fuésemos”.

–Brady Pyllows–

El hombre de la casa solía ser párroco de la iglesia, pero de a poco se ha ido alejando de ella. Hoy está a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo y bebe una copa de alcohol de vez en cuando.

Un aspecto del que le preguntan constantemente es la intimidad que mantiene con sus esposas:

“Todo EEUU tiene sexo, nosotros también. No hay nada raro, solo hay un hombre y su esposa en la habitación”.

–Brady Pyllows, en ABCNews–

¿Y cuál es el mayor problema? Los celos entre sus esposas, que a veces se sienten pasadas a llevar.

Es algo esperable si se piensa que algunas, como Robyn, incluso han dibujado almohadas con la cara de Brady para dormir con él las noches que no pueden compartir.

Puede interesarte