Por Cristofer García
6 diciembre, 2021

En Italia comenzaron a exigir un certificado de vacunación, llamado “pase súper verde”, para ingresar a locales techados. Por esta razón, un hombre de 50 años quiso burlar al sistema de salud y obtenerlo sin vacunarse.

La pandemia de COVID-19 ha podido ser controlada en algunos territorios gracias a las vacunas, las cuales han demostrado ser altamente efectivas para evitar casos graves de la enfermedad. Sin embargo, hay quienes todavía no confían en estos medicamentos y prefieren no inocularse.

Pero, el  no vacunarse podría traer otros inconvenientes. Muchos países han optado por dar mayores libertades a quienes cuenten con el certificado de vacunación, porque representan una población de menor riesgo en espacios cerrados, por ejemplo. En ese sentido, algunos tramposo quieren obtener estos beneficios sin vacunarse.

Unsplash (foto referencial)

Un caso particular ocurrió en Italia, donde un hombre fue a vacunarse con un brazo falso de silicona debajo de su camiseta, con la intención de que lo inyectaran en él, burlando el sistema de salud del país europeo. Sin embargo, fue descubierto.

Según reseñó CNN, se trata de un hombre de 50 años de edad quien fue atrapado por la enfermera Filippa Bua al momento de aplicar la inyección. Esto ocurrió en un vacunatorio en la ciudad de Biella, en Piedmont, cuando la trabajadora de la salud notó algo extraño en su brazo y decidió a inspeccionarlo.

Unsplash (foto referencial)

“El color de la piel era anómalo, mucho más claro en comparación con las manos o el rostro del paciente”, contó Bua, quien notó rápidamente que se trataba de un brazo falso.

“Primero sentí lástima por el hombre, pensé que tenía una prótesis y me pregunté si de alguna manera lo había obligado a darme el brazo equivocado. ¡Pero luego admitió que estaba usando el brazo falso a propósito para evitar recibir la vacuna!”, añadió Bua.

Era una situación atípica por lo cual la enfermera estaba confundida. “Al principio me sorprendió, luego me enojé, me sentí ofendida profesionalmente, él no mostró respeto por nuestra inteligencia y nuestra profesión. Nunca esperaría algo así en mi vida”, expresó.

Unsplash (foto referencial)

Aunque parezca algo ridículo por parte del sujeto, el hecho fue repudiado y condenado con la mayor seriedad por el gobierno regional de Piamonte, el cual calificó esto como una ofensa al sistema de salud.

Esto ocurre luego de que el país europeo comenzara a exigir desde el mes pasado el llamado “pase súper verde”, que valida la vacunación completa de las personas, para poder ingresar a bares, restaurantes, teatros y otros locales cerrados.

Puede interesarte