A un menor lo amarraron del cuello con un cordón del zapato, lo patearon y lo dejaron inconsciente durante el recreo, a otra le pegaron y la amenazaron con un arma blanca. ¿Cuál es el límite de los padres vengando a sus hijos?

Imaginen lo siguiente: Eres padre y tu hijo viene llegando a casa después de una larga jornada escolar. Corre a tus brazos y te cuenta que sus compañeros de clase lo amarraron del cuello con un cordón del zapato, lo patearon y lo dejaron inconsciente durante el recreo. Esto fue lo que le ocurrió a una madre en Chile. Con mucha impotencia subió su historia a las redes sociales, y el Colegio de Profesores de la región del Bío Bío, dijo que la agresión se trató de un hecho aislado del establecimiento. Gran parte de los seres que habitan este planeta han vivido situaciones como esta: El acoso escolar cruza fronteras y es un problema mundial.

Las Naciones Unidas, en marco a una conferencia sobre el tema en Seul, Corea del Sur, estimó en un estudio que 2 de cada 10 niños sufren algún tipo de hostigamiento en el planeta. Estas cifras alarmantes han hecho que los padres de cada rincón del globo estén furiosos. Sobre todo con las entidades gubernamentales que no le toman el peso al daño que otros estudiantes le hacen a sus hijos.

Así quedó el hijo de Katty en Chile tras la agresión/Cathyta Soto/Facebook

El informe de la Unesco llamado Ending the Torment: Tackling bullying from the schoolyard to cyberspace -Pongamos fin al tormento: cómo abordar el acoso escolar, desde el patio del colegio al ciberespacio- puso la alerta mundial con sus cifras: 246 millones de niños y jóvenes sufren maltrato por parte de sus pares.

Como los niños siguen sufriendo en un ambiente donde deberían ser felices estudiando, los adultos a cargo están tomando acción con sus propias manos. Un ejemplo de ello se puede ver en las imágenes de un video grabado en el sur de Chile que muestran a un adulto golpeando a una menor de edad, después que la chica atormentara y golpeara a su hija en varias ocasiones. Estos hechos nos hacen preguntarnos ¿Hasta dónde hemos llegado?

BioBio Chile

Según un informe de un medio chileno, la menor habría supuestamente agredido con un arma blanca e insultado a la hija del agresor. Por eso el padre le pegó.

Las redes sociales explotaron al ver el video en la red:

La gran mayoría de los comentarios del video en las diferentes redes sociales, apuntan a que el padre hizo lo correcto defendiendo a su hija. 

¿Ojo por ojo, diente por diente? 

Sergio Canals, psiquiatra infanto-juvenil de la Universidad de Chile, cree que si bien “hay un clima social cultural de violencia como el virus que va infectando y esto hacen que sean más frecuentes bastante más brutales los casos de acoso o de bullying”.

Unesco/violenceagainstchildren

Es por esta razón que las personas están tomando la justicia por sus propias manos. La inseguridad en que vive la población han hecho que actúen drásticamente por el temor de que sus familias, o ellos mismos sean vulnerados permanentemente. Pedro Enrique Rodríguez, doctor en psicología y profesor de la Universidad del Valle en Colombia, sostiene que esta práctica se vincula a una reacción de indignación por parte de las personas: “responde a la indignación, que se detona cuando una comunidad ha estado expuesta a la violencia, y que de alguna manera sobrepasa su capacidad de tolerancia”, comenta.

Asimismo, el académico recalca que habitualmente estos hechos se dan cuando las personas perciben que las leyes del estado esta siendo ineficientes con las medidas de seguridad de sus ciudadanos.

Autor Desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Maltratar al abusador escolar

Yo fui objeto de bullying y muchos de mis amigos de la escuela también. Uno de ellos, está cursando su beca de medicina psiquiátrica infanto-juvenil y me comentaba que le ha estado haciendo un seguimiento a todos nuestros compañeros que nos hicieron la vida imposible. 

En su análisis y tras un par de conversaciones con nuestros pares, recordamos que ellos (los abusadores) también fueron víctimas de violencia en sus hogares: sus padres los habían abandonado, otros los maltrataban en casa o veían cómo sus papás golpeaban a sus madres. Ellos también eran víctimas del sistema.  

El libro Todos contra el Bullying“, redactado por los españoles María Zabay y Antonio Casado, con la ayuda por un grupo de  psiquiatras, psicólogos, recatado por fiscales de menores, profesores, policías, explican que una de las claves para combatir el acoso escolar está en no mirar al niño agresor como un demonio, sino que la conversación es clave para descifrar por qué es un perpetrador de violencia. 

“No demonizar a los acosadores y hablar con ellos para detectar las carencias efectivas y emocionales que les llevan a buscar protagonismo hostigando a otros menores”.

-Autores a la agencia EFE

Esto nos lleva a preguntarnos, ¿Qué debería o hace el sistema en Latinoamérica con estos casos?

Quizás una de las medidas sería rehabilitar tanto al niño objeto de bullying, como al agresor. Aunque la más importante en todos los casos indiscutiblemente es transformar de raíz el entorno en que ellos viven también. 

¿Qué opinan ustedes?

 

Puede interesarte