Por Luis Lizama
15 junio, 2020

Dicen que nadie es profeta en su tierra. Comenzó como aficionado y ahora será parte del proyecto que enviará por primera vez drones a Marte.

Las vueltas de la vida son impredecibles. Un día puedes estar abajo, sin ver la luz ni horizonte, pero al instante subes y el panorama mejora. Importante es mantener la humildad, la confianza en uno mismo y paciencia, pueden pasar muchos años sin oportunidades, hasta que llega.

Así ocurrió con un joven colombiano, que comenzó volando drones como aficionado, a pura pasión. Con el tiempo fue mejorando y aprendiendo, hasta convertirse en el mejor piloto de Sudamérica, cuando fue contactado por la mismísima NASA, para uno de sus nuevos proyectos. Amante de la tecnología, estudió y se perfeccionó, subiendo como la espuma. Tiene 31 años y ahora llevará drones hasta Marte.

Su nombre es Hamilton Mosquera y tiene un origen humilde. Nadie le regaló nada, todo lo consiguió a punta de esfuerzo y remando contra la corriente. Hace algunos años descubrió su pasión y talento para la tecnología, así que comenzó a estudiar en el Servicio Nacional de Aprendizaje, en Colombia.

Tecnología de administración y reparación de ensamble de computadores, era lo que cursaba el joven, cuando aparecieron en su camino estas pequeñas naves voladoras.

Muchas veces, como dice él, tuvo que luchar contra el estigma y el menosprecio, inclusive por su color de piel.

«No faltaron los comentarios racistas, que yo siendo de Quibdó de dónde había conseguido un dron tan caro, que de dónde me lo había robado», dice el joven a Teleantioquia.

 

Su historia de superación y esfuerzo es un claro ejemplo de que sí se puede. Es un modelo a seguir para las nuevas generaciones, que rompiendo estigmas ha podido llegar lejos.

Hoy ayuda incluso a la policía de su país, en labores de vigilancia con estos aparatos.

También tiene un canal de YouTube, donde comparte su conocimiento y experiencias, para sus más de 80 mil suscriptores. 

Pasó de ser un humilde estudiante a un experto en drones, además de capacitar y asesorar en temas de seguridad con esta tecnología. 

Tiene más de 2 mil vuelos no tripulados y ahora tendrá la difícil misión de formar parte del equipo de la NASA, que llevará drones hasta la superficie de Marte. 

Puede interesarte