“Siendo sincera, quiero vender mi virginidad porque quiero viajar por el mundo y quizás después formar mi propio negocio”, dijo ante la cámara la joven antes de la subasta.

Los medios internacionales no dejaron pasar la noticia. Es que no solo ha sido una sola, sino que varias féminas que han subastado su virginidad al mejor postor. Hace algunos días, un nuevo caso se tomó las portadas de los diferentes diarios del mundo: Jasmin, una chica de 26 años, vendió su virginidad en 1,5 millones de dólares.

Nicole de 18 años, Gisselle de 19, Raisa de 25 y Jasmin de 26 son cuatro chicas que no solo comparten la juventud: todas ellas decidieron poner en venta su virginidad. Por este motivo quisimos entender el trasfondo de este nuevo “negocio” y la percepción de los jóvenes en torno a su “primera vez”.

Cinderella Escorts

Las construcciones sociales moralistas, las creencias impuestas en torno a la sexualidad y los mitos acerca de ella, han hecho que la virginidad siga siendo un tema importante para algunos seres humanos.

Primero que todo debemos tener claro que la virginidad es una construcción social, no una condición médica. Bajo ciertas creencias algunos la consideran un distintivo de pureza, entregar su cuerpo a otro, o sólo es señal de que una mujer todavía no ha tenido relaciones sexuales.

La virginidad y el himen

Pixabay

Odette Freundlich, kinesióloga experta en suelo pélvico y directora del centro Mi Intimidad, explica que el concepto de virginidad es cuando el himen está intacto o también cuando una mujer tiene coito (penetración vaginal).

Ahora bien, el himen es una membrana delgada que rodea o cubre parcialmente la apertura vaginal externa. Existen diferentes tipos y al ser tremendamente frágil, puede romperse de variadas maneras. Golpes bruscos en la zona pélvica pueden romperlo, pero esto no significa que alguien dejaría de ser “virgen” por esto, en el sentido tradicional.

La virginidad en la nueva era

Pixabay

La concepción de virginidad en esta época es relativa para los jóvenes. Todo depende del contexto en donde se desenvuelven, la formación que recibieron en sus hogares, y la influencia que ejercen sus creencias y religión.

La ansiedad con respecto a la virginidad es tremenda. Especialistas del tema señalan que existe mucho miedo y angustia sobre el tema.

“Existen muchos mitos que no son verdad, entorno a perder la virginidad. Que el himen se va a desgarrar, terror a que vas a sangrar, a que será tremendamente doloroso, a que se van a dar cuenta por un supuesto cambio fisiológico de tu cuerpo”, señala Freundlich.

Para la psicóloga Carola Fernández, el tema de la virginidad es parte del legado histórico moralista sobre la sexualidad de las personas: “Se instaló mucho miedo en relación al tema, ya que esto funcionó en gran parte como mecanismo de control en la vida sexual de los jóvenes”, señaló.

La virginidad como subasta

Cinderella Escorts

Jasmin es británica, tiene 26 años, le encanta viajar, leer y ver películas. Su comida favorita es la japonesa y sus perfumes favoritos son de Gucci y Versace. Esas son algunas de las características en su perfil en Cinderella Escorts, donde la joven vendió su virginidad a 1,5 millones de dólares.

Según el portal de escorts que publicó la oferta, un actor de Hollywood pagó la enorme suma de dinero por una noche con esta chica virgen. El nombre del actor ha permanecido anónimo hasta ahora.

La virginidad como subasta se ha hecho popular en las redes sociales. La gran mayoría de las veces, algunos lo hacen para pagar sus estudios universitarios, para ayudar a sus familias o tener solvencia económica, pero ¿por qué vender el primer coito se ha vuelto tan común? Esto es lo que piensan algunos especialistas.

Pixabay

Para la psicóloga Carola Fernández, la fantasía de poder es uno de los grandes temas que llevan a muchos a pagar por ser el primer hombre o mujer de una persona.

“Para muchas personas, poder iniciar a alguien sexualmente lo sienten como la posibilidad de ejercer poder sobre el otro, sentirse en una condición de superioridad que no sólo les genera confianza, sino al mismo tiempo mucha excitación”.

Desde la otra cara de la moneda, los jóvenes que subastan su primera vez, según la especialista lo ven “como la posibilidad de poder ganar una gran cifra de dinero, a cambio de entregar su virginidad  para complacer la fantasía de otro”.

Pixabay

Derribando mitos 

La psicóloga explica que hay que seguir repitiendo hasta el cansancio que existen diversos mitos que entorpecen la vida sexual de aquellos que son vírgenes: “En primer lugar derribar los mitos ‘fisiológicos’, acerca del dolor, enseñarles a los adolescentes cómo llevar una vida sexual saludable y al mismo tiempo placentera. Que perder la virginidad no tiene por qué ser una experiencia dolorosa ni traumática, si sabemos cómo generar las condiciones previas para que aquella ‘primera vez’ sea agradable”.

“El reto para quienes promovemos el bienestar sexual, es que los jóvenes se conozcan y disfruten informados, respetando sus tiempos y el de sus parejas, sin esperar hacerlo perfecto, ya que, a mayor exigencia, menor es el disfrute”.

-Carola Fernández a UPSOCL-

La virginidad no determinará tu futuro. No existe la edad “perfecta” para perderla y nadie te puede obligar a dejar de serlo. La educación sexual es vital en nuestros niños y adolescentes para evitar que se siga expandiendo el temor y los prejuicios respecto al inicio de la vida sexual. 

¿Qué es para ti la virginidad?

Puede interesarte