Por Carlos Báez
12 febrero, 2021

“Esos 200 días que pasé construyendo el autobús me enseñaron más sobre mí y sobre la vida, la muerte, el trabajo, los sueños y la capacidad del espíritu humano que cualquier cosa que pudiera haber imaginado”, reflexiona Craig Gordnier.

Mucha gente se ha visto afectada por la pandemia, han perdido trabajos y hasta sus relaciones han terminado. Lo mismo le sucedió a este sujeto llamado Craig Gordnier, de 27 años. Él perdió su empleo y a su prometida. Pero no se quedó en ese sentimiento triste, así que decidió convertir un viejo autobús escolar de los 90, en un piso de soltero que no tiene nada que envidiarle a departamentos lujosos.

Jam Press

Antes de la pandemia tenía un empleo corporativo de 9 de la mañana a 5 de la tarde, y dentro de los planes estaba su boda. Nada hacía presagiar que toda su cotidianidad cambiara por el virus que nos afecta como planeta. Cuando las cuarentenas empezaron, perdió un trato comercial, lo que desencadenaría en perder su trabajo. Lamentablemente, su relación también llego a su fin.

Jam Press

Volvió a las casa de sus padres, e instalado en el sofá buscaba trabajos que pagaran menos de lo que ganaba en el pasado y en profesiones que no disfrutaba. Sin embargo, no se deprimió y le dio un completo giro a su vida. Compró un viejo autobús escolar en mayo en Dakota del Sur, y lo condujo por 28 horas para regresar a Massachusetts, y comenzar obras de construcción, eso fue finalizado en noviembre de ese año.

Jam Press

 

Jam Press

Un ejemplo de superación digno de admirar en tiempos tan difíciles como los actuales.

“Me di cuenta mientras estaba en casa en el sofá de mis padres, preparando mi currículum para solicitar un trabajo que no quería, por mucho menos dinero del que valgo”

—Craig Gordnier a DailyMail

Jam Press
Jam Press

Fueron aproximadamente 200 días de construcción, instalando paneles solares, electricidad, paneles solares, plomería. Y no lo hizo solo, sino con ayuda de su familia y amigos. Quedó tan moderna su nueva morada que tiene hasta una chimenea eléctrica y una barra para preparar café expreso e incluso una terraza en el techo para recibir a los invitados.  Un proceso que le dejó una gran enseñanza para la vida.

Jam Press
Jam Press

“Esos 200 días que pasé construyendo el autobús me enseñaron más sobre mí y sobre la vida, la muerte, el trabajo, los sueños y la capacidad del espíritu humano que cualquier cosa que pudiera haber imaginado.”

—Craig Gordnier a DailyMail

Jam Press

Una historia que deja en evidencia que nunca es tarde para empezar de nuevo y alcanzar el éxito.

Puede interesarte