Por Alejandro Basulto
15 febrero, 2021

También vino a descubrir después de años que uno de sus compañeros de la escuela era su hermano biológico. Así, para Zave Fiors, de 24 años, cada día es la posibilidad de conocer a un nuevo familiar. O de saber que uno de sus conocidos de la infancia lo era.

Zave Fors es un joven estadounidense de 24 años que a la largo de su existencia ha vivido con un miedo permanente: enamorarse de una de sus hermanas. Debido a que en algún momento de su infancia, logró descubrir que su papá había vendido su esperma 500 veces, por lo que hay muchos de sus hermanos de sangre alrededor suyo, en Portland, Oregon, o en las lejanías de donde se encuentra residiendo. Una realidad que provoca que realizar algo tan simple como buscar pareja en una aplicación de citas, como Tinder, se le haga un verdadero suplicio y enfrentamiento con el destino.

Mirror

En su largo y sorprendente transitar de los años, Zave ha recibido de manera constante la inesperada aparición o descubrimiento de un nuevo pariente biológico. Uno de los primeros fue Daron McLennan-Colon, quien asistía en la misma escuela suya y que gracias a Zave supo que había sido concebido por un donante y que tenía una hermana, también del mismo padre, en la calle donde está su domicilio. Ellos se conocían en el establecimiento educativo y tenían recuerdos del otro, pero sin ser conscientes que eran hermanos biológicos. Descubriendo Zave hasta la fecha, un total de 8 otros hijos de su papá.

Mirror

“No saber cuántos hermanos tengo ha dañado mi vida amorosa (…) Cuando me deslizo por Tinder, realmente no sé quién es pariente mío o no (…) Siempre habrá un espectro de lo desconocido rondando sobre mí en las relaciones íntimas. A menos que realice pruebas genéticas a todas mis parejas, nunca tendré una certeza del 100 por ciento de que no estamos relacionados (…) La gente dice que el incesto es estadísticamente improbable, pero ¿no es poco probable que haya ido a la escuela con mi medio hermano? (…) Tenía dos años de ventaja en la escuela. Así que, aunque la gente dice que la probabilidad de un incesto accidental es baja, todavía tengo que vivir en un estado constante de aprehensión (…) Mis otros hermanos tuvieron experiencias similares. Dos de ellos vivían a dos cuadras el uno del otro”

– dijo Zave Fors a Mirror

Papá de Zave | Mirror

Este residente de Portland siempre quiso descubrir la identidad de su padre. Desde que era niño. Su mamá al tener problemas para concebir y luego de haber tenido 9 intentos fallidos, solo logró dar a luz a Zave tras recibir la esperma vendida por el papá biológico de este joven (y de tantos otros más). Fue así como en en su juventud, después de esforzarse mucho, pudo hallar a su papá en el sitio Ancestry.com, para después también ponerse en contacto con uno de sus hermanos a través de esa web.

Mirror

Posterior a ello, no dejó de conocer a sus parientes biológicos repartidos por todo Estados Unidos (y quién sabe por dónde más). Incluso llegó a realizar varias reuniones con ellos, tanto por Zoom, debido al coronavirus, como también presenciales cuando las medidas ante esta pandemia ya estaban más relajadas. Sin embargo, a pesar de que ya conoce a casi una decena de sus hermanos, él asegura que todavía le falta por hallar a muchos más. Nunca pensó que tendría hermanos y ahora que sabe que los tiene, quiere verlos a todos.

Puede interesarte