Por Alejandro Basulto
22 junio, 2021

“Entre tanta deshumanización encontrar profesionales que te acompañen, es hermoso”, dijo Oliver, un periodista y activista LGBTIQ que inició su transición a los 24 años.

El joven argentino Oliver Nash, de 26, años, recién pudo hacer su transición legal hacia el género masculino y hacia un cuerpo que lo hiciera sentir más él, cuando tuvo 24 años. A pesar de que a los 4 años ya sentía que era un hombre transgénero y se identificaba a sí mismo como uno. Diversos factores y contextos terminaron postergando lo que sería su salida del clóset.

Tuvo que vivir 20 años desde que se dio cuenta de su género real  como una niña y después como una mujer, a pesar de que no lo era.

@olivernashbb / Instagram

“Soy visible por ese nene que no lo pudo ser, por ese adolescente que se tuvo que esconder y por las personas trans que no pueden mostrarse por miedo, soy visible todos los días para que nadie más se tenga que ocultar por ser quien es. Estuve muchos años sin poder hablar de esto y poder escribirlo ahora me hace bien, nunca pensé que iba a llegar hasta acá, crean en ustedes mismos, no están equivocados, cada uno sabe qué es”.

– publicó Oliver Nash a través de su cuenta en Instagram

@olivernashbb / Instagram

Y para hacer todo más complicado, la transición no fue sencilla. Para el tratamiento hormonal y todo lo que él requirió para sentirse feliz consigo mismo, tuvo que acudir con varios médicos, hasta que pudo dar con uno que se sintiera cómodo y por sobre todo, que respetara su identidad de género.

@olivernashbb / Instagram

Fue así como llegó donde un trabajador de la salud que desde un principio mostró ser diferente. A pesar de que se equivocó en un principio y le llamó por el nombre que le pusieron al nacer (debido a que ese salía en los registros), después cuando lo vio le pidió perdón y corrigió llamándolo por su verdadero nombre y género.

“Fui a un médico nuevo y me llamó por mi ‘deadname’, cuando me vio y me acerqué extendió su mano y me dijo ‘perdón, cómo te llamas en realidad?’ Y le dije ‘Oliver’, y me dijo ‘bueno Oliver perdoname igual nadie escuchó por suerte’ y le dijo al secretario que cambie mi nombre, amo”.

– contó Oliver a través de su cuenta en Twitter

@olivernashbb / Instagram

Desde ese momento ha pasado mucho tiempo, y Oliver dejó de ser ese joven cuerpo y de rasgos finos y delgados. Antes estaba libre de vellos en el rostro, y en la actualidad tiene que afeitarse para no terminar barbón. Ha habido un cambio radical en toda su apariencia y su voz, lo que notó el primer médico que respetó su identidad de género, hallándose este último feliz porque a Oliver le haya ido tan bien con su transición.

@olivernashbb / Instagram

“Fui al médico y me dijo ‘¡Oliver estás gigante mira todo lo que cambiaste! tu voz tu cara tu espalda todo… ¿estás contento no?’ y amo porque fue el primer médico que había respetado mi nombre y entre tanta deshumanización encontrar profesionales que te acompañen es hermoso”.

– narró Oliver Nash

Esperamos que no solo Oliver, sino que muchas más personas transgénero y LGBTIQ sean tratadas por profesionales y por toda la sociedad, con el respeto y la inclusión que se merecen. Son lo que son, y no puede venir otro a discriminarles o a tratarles mal por asumir identidad.

Puede interesarte