Por Alejandro Basulto
8 junio, 2021

Con su casa móvil viajan por todo Estados Unidos, recorriendo hasta la fecha Nuevo México, el este de California, Phoenix (Arizona), Las Vegas y Tonopah (Nevada) e incluso el Gran Cañón.

La joven pareja de Texas conformada por Colleen, de 26 años, y Bailey McCool-Pierce, de 25, se encontraba meses atrás en la necesidad de realizar un cambio en sus vidas. Fue entonces cuando Colleen fue aceptada para estudiar moda en Florence, lo que motivó a ambos a renunciar a sus trabajos y a su departamento de 1.700 dólares al mes, para mudarse donde ella estudiaría. Sin embargo, en poco tiempo después llegaría la pandemia del COVID-19 a Estados Unidos, obligando a generar un cambio brusco en sus planes originales. Ya no tenían a dónde ir.

@gussiethebus / Instagram

Pero fue en ese momento, en el que ambos se acordaron del minibús escolar International Blue Bird de 1989, que compraron en el año 2018 por 6.000 dólares. Y así desde entonces, este vehículo pasó a convertirse en su casa móvil, a la que llamaron Gussie. Transformaron completamente el autobús escolar para convertirlo en su hogar y de esa manera, gracias a este vehículo, cambiar completamente sus planes y empezar a viajar por todo Estados Unidos.

@gussiethebus / Instagram

“Cuando compramos a Gussie por primera vez, no teníamos planes de viajar por la carretera con ella (…) Resolvimos la idea de que nunca dejar de trabajar, dejar nuestro hogar y viajar a tiempo completo nos iba a dar miedo, así que decidimos que deberíamos hacerlo con miedo (…) El objetivo principal con Gussie es que todavía queríamos que se viera y se sintiera como un autobús escolar”.

– dijo Colleen a Jam Press, según consignó Metro.co

@gussiethebus / Instagram

Para remodelar a Gussie, quisieron evitar costos enormes, pero aún así lograron vivir cómodamente. Por 1.000 dólares instaron aire acondicionado, por otros 1.000 paneles solares y una configuración eléctrica interior con ayuda de profesionales, con 600 dólares compraron llantas nuevas y también invirtieron 5.000 en un motor nuevo. Afortunadamente, la antigua dueña de el autobús lo ocupaba para diferentes festivales, así que tenía hecho el piso y había sacado los asientos. Posteriormente fue solo cuestión de instalar una cama, un mesa, un futón, un quemador eléctrico para cocinar, un inodoro para acampar y varios objetos para almacenar alimentos, agua y ropa.

@gussiethebus / Instagram

“Algunos días nos detendremos para desayunar, especialmente si tenemos un lugar para el que tenemos una recomendación, y luego conduciremos durante unas horas y nuestro objetivo es detenernos para almorzar en un parque o cementerio que tengamos en nuestro itinerario, pero generalmente hacemos el almuerzo nosotros mismos (…) Después del atardecer, preparamos la cena y nos instalamos para ver una película en nuestro reproductor de DVD portátil o algunos juegos de cartas antes de acostarnos (…) Cuando las cosas no salen según lo planeado, es un hermoso recordatorio de que la vida es solo un viaje por el que estamos”

– contó Colleen

@gussiethebus / Instagram

Ella y Bailey McCool-Pierce planean visitar los 50 estados de su país y comprarse una casa con algo de terreno en el que más les guste. Hasta la fecha, han viajado por Nuevo México, el este de California, Phoenix (Arizona), Las Vegas y Tonopah (Nevada) e incluso el Gran Cañón. Esperándoles todavía muchos lugares asombrosos por conocer.

Puede interesarte