Por Pamela Silva
3 agosto, 2017

Su madre no lo podía creer.

Todos los niños aman los juguetes, jugar es parte esencial de nuestra vida y hay quienes deseamos nunca haber crecido para poder seguir haciéndolo sin que nos digan que estamos “muy grandes para eso”.

Y los niños son seres humanos en miniatura sumamente perseverantes que harán todo por conseguir lo que quieren.

Es el caso de Leo Leroux, un niño australiano de tres años que estaba decidido a hacer que su Rayo McQueen de juguete funcionara.

Supplied

“Su ‘McQueen’ no tiene la tapa trasera así que no le pongo las baterías en caso de que él las saque y juegue con ellas”.

-Heather Leroux a Daily Mail Australia.

Para calmar las ansias del niño por la inmovilidad de su juguete, la madre le dijo que no podía encontrar baterías por ningún lado y que estaba buscando.

Por eso quedó tan sorprendida cuando el pequeño gritó “Mami, mira encontré baterías”.

Supplied

Lo que Leo encontró fueron los tampones de su madre Heather. Y aunque su misión de colocarlos en la posición correcta fue exitosa, simplemente no logró que su ‘McQueen’ comenzara a funcionar.

Supplied

Mientras su madre cocinaba, el niño comenzó su misión ninja para asaltar el bolso de gimnasio de su madre y tratar de encontrar las preciadas baterías para que juguete favorito funcionara.

Supplied

Por más que Leo lo intentó, obviamente el juguete nunca prendió. Aunque él lo intentó de todas las formas que encontró. 

Supplied

“Tuve que explicarle que esas no eran batería y que eran de la mamá. Le dije que era muy inteligente, pero que no iban a hacer andar el auto”.

-Heather Leroux a Daily Mail Australia.

Esto es algo de lo que Leo se podrá reír muchísimo en el futuro.