Por María Fernanda Morales
12 septiembre, 2017

“Me han dicho que estoy humillando a las mujeres, pero yo no lo veo así”, dice Romina.

Rompower tiene más de 34 mil seguidores en su cuenta de Instagram, y aprovecha esa fama para cumplir con su profesión: enseñar el correcto uso del español. Es profesora, además de periodista, y en sus publicaciones escribe las reglas básicas del idioma, presentándolas de una manera realmente única y propia.

Suena como algo genial pero le ha traído muchas críticas… y todas apuntan a su forma: sus textos van acompañados de fotografías en las que posa ella misma, de manera sensual y con ropa muy apretada.

Ella, con seguridad, ha respondido argumentando que sus imágenes no tienen nada terrible.

“Me han dicho que le hago un flaco favor a las mujeres, pero yo no lo veo así: mi objetivo no es ser sexy. Sí, me pongo ropa ajustada y hago poses, pero si miras los perfiles de la mayoría de blogueras, en un 90 por ciento enseñan más carne que yo”.

-Romina-

A fin de cuentas, Romina busca llamar la mayor atención posible para así poder entregar cultura… y bueno, obviamente mezclada con algo de humor. Por eso también tiene a sus defensores, que creen que eso no tiene nada de malo, y simplemente es un buen uso de las redes sociales.

¿Piensas tú lo mismo?