Por Monserrat Fuentes
10 mayo, 2018

“No sólo estoy cambiando mi color, sino que siento que soy negra. Ahora me describo como una mujer africana”, asegura ella.

¿Han notado que el ser humano nunca está conforme con lo que tiene? Las mujeres que tienen el pelo lacio quisieran tenerlo ondulado, las con el cabello rizado sueñan con tenerlo liso, las morenas quieren ser rubias y las rubias morenas… o negras, como es el caso de un voluptuosa modelo de raza blanca que ha hecho hasta lo imposible por verse como un persona de raza negra.

martina-big.com
martina-big.com

La alemana Martina Adam, más conocida por su nombre artístico, Martina Big, es una mujer que se ha hecho mundialmente famosa por dos cosas: el tamaño de su busto y el color de su piel.

Tiene 29 años de edad y desde hace un año comenzó un tratamiento para convertirse en la persona que desea ser. Se ha inyectado melanina en tres ocaciones para oscurecer su tono de piel y lucir como una persona negra.

martina-big.com
martina-big.com
martina-big.com

A lo largo de los años Martina ha tenido una transformación extrema, ya que en su juventud anhelaba lucir como una verdadera Barbie humana, sometiéndose a procedimientos para asemejarse al juguete de Mattel.

“Mi primer procedimiento de modificación del cuerpo comenzó en la primavera de 2012. Tuve una rinoplastia, conseguí piernas más pequeñas, caderas y cintura ya que quería crear una versión extrema de Barbie“, dijo a DailyMail.

Pero poco a poco su deseo fue cambiando hasta transformarse en el contrario de la famosa muñeca. “En el pasado, era la rubia Barbie con la piel blanca, pero ahora soy una Barbie extremadamente exótica”, explicó al mismo medio.

martina-big.com
martina-big.com

Las inyecciones de bronceado no solo han oscurecido su piel, sino que también su cabello, sus ojos y su pelo se ha vuelto más grueso y menos liso.

Martina ahora usa vestimenta africana tradicional y está aprendiendo swahili, lengua africana que usa mayoritariamente en Kenia y Tanzania, y recientemente regresó de un viaje a Kenia, donde conoció a lugareños y aprendió sobre la cultura de la que tanto quiere formar parte.

martina-big.com
martina-big.com

Aunque ahora sus deseos de formar parte de la cultura de las personas de color evidente, cuando comenzó a oscurecer su piel solo lo hizo con la intención de obtener un poco de bronceado.

“Cuando comencé, solo quería tener un poco de color de sol, como el color de las vacaciones. El médico hizo tres inyecciones en enero del año pasado en 2017, pero no solo cambió el color de mi piel, cambié el color de mis ojos, mi cabello cada vez más oscuro y ahora puedes ver que se está poniendo rizado como las niñas africanas”, reveló la mujer. “Así que realmente todo mi cuerpo ha cambiado. Es realmente fascinante lo que sucedió, creo que estoy cambiando mi raza”.

Ella continúa, “esta es la razón por la que voy a África, para aprender más sobre la cultura, no solo estoy cambiando mi color, sino que siento que soy negra. Ahora me describo como una mujer africana”.

martina-big.com
martina-big.com

Es un poco difícil entender las motivaciones de este cambio y ella lo sabe muy bien, pero dice que no desistirá porque se siente mucho más conectada a la comunidad africana.

“Es realmente difícil explicar por qué me siento negra, pero incluso mientras salgo estoy mucho más en contacto con las personas negras que con las personas blancas. Me siento igual que los negros“, asegura.

Si bien muchas personas critican la nueva imagen e identidad de Martina, ella afirma que se ha hecho amiga de los miembros de la comunidad africana que viven en Alemania y que aprueban su “transición“.

martina-big.com

Martina ha gastado cerca de 68 mil dólares en cirugía cosmética, incluyendo un aumento mamario de 7100 CC en cada seno, haciéndola acreedora de los pechos más grandes de Europa.

Michael, el novio de Martina ha sido su gran apoyo todos estos años, impulsándola a convertirse en lo que ella desee para hacer sus sueños realidad. “He encontrado las transformaciones de Martina tan fascinantes. Cuando conocí a Martina en la escuela, ella era una niña tímida y natural. Sus pechos eran mucho más pequeños, las caderas mucho más grandes, y luego comenzó a verse encantadora”.

Luego la mujer comenzó a cambiar de rubia a morena y Michael ha seguido apoyándola incondicionalmente.

“En el pasado, me di cuenta de que las rubias eran mis chicas soñadas y ahora es completamente diferente, ahora no miro a las chicas rubias y las chicas africanas son tan hermosas. No lo entiendo, pero todo el sentimiento ha cambiado después de la transformación”, confesó a DailyMail.

Martina no se detendrá, ahora espera poder hacer su nariz más ancha y sus labios más gruesos para tener rasgos más afros.

Puede interesarte