Por Natalia Avayu
26 marzo, 2013

Apostamos a que la estabas esperando con ansias.

Semana Santa es una de las épocas con más desplazamientos del año alrededor de todo el mundo, y es que esta fiesta llega en el momento indicado, ya que la mayoría de la gente siente que una vez transcurrido el primer trimestre del año, realmente se necesita un descanso.

Incluso, hay estudios que afirman que tomarse un break durante Semana Santa aporta grandes beneficios psicológicos… y es por eso que acá te contamos por qué.

En primer lugar, está comprobado que hacer viajes cortos de forma regular es la manera más efectiva para relajarse. Por el contrario, unas vacaciones de larga duración tienen menos beneficios, ya que nos adaptamos al tiempo libre y apreciamos menos la oportunidad de descansar y acabar con el estrés. Por eso, los expertos recomiendan hacer viajes cortos, cada 3 o 4 meses, en lugar de hacer un único viaje más largo en el año.

Por otro lado, el primer trimestre es, efectivamente, el periodo más estresante del año. Por lo tanto, es normal que en esta época nos sintamos cansados, más irritables de lo habitual e incluso nos cueste un poquito más concentrarnos, sin embargo estos son síntomas que podemos disminuir fácilmente tomándonos una pequeñas vacaciones, las cuales nos ayudarán a relajarnos y recargar energías.

Como si eso no fuera suficiente, la combinación de días cortos y el clima más frío del invierno también puede tener un impacto psicológico negativo, provocando que nos sintamos tristes o un tanto deprimidos. Entonces, disfrutar de unas vacaciones al sol cuando llega la Semana Santa es mucho más que una excelente opción, ya que puede contribuir a nuestro bienestar, mejorando nuestro estado de ánimo y haciéndonos sentir más positivos.

De hecho, hay expertos que afirman que “conseguir una oferta tiene un efecto psicológico positivo, ya que hace que el consumidor se sienta inteligente, hábil y satisfecho”. Casualmente, viajar en Semana Santa tiende a ser más barato que en verano o en temporadas altas, por lo que encontrar una oferta, además de tener beneficios para nuestro bolsillo, también tiene un impacto positivo en nuestro estado de ánimo.

Como ves, viajar en Semana Santa no sólo es agradable, sino que también nos hace excelente y es un gran aporte para nuestro bienestar psicológico. Aunque eso seguro ya lo sospechabas. Entonces, ¿logramos convencerte de viajar? ¿Ya tenías un viaje totalmente planeado?

¡Cuéntanos en los comentarios!

Puede interesarte