Por Andrea Araya Moya
19 mayo, 2017

Si antes te emocionaste con Tamara y Eduardo, ahora tu sensación será otra.

Probablemente recuerdas aquella trágica historia de amor en la que un chico llamado Eduardo recibe un inesperado mensaje de Tamara, una chica que estaba enamorada de él. Con el tiempo comienzan a hablar y luego pasan a formar parte de uno de los romances más trágicos de la historia y que tuvo a muchos conteniendo las lágrimas. Bueno, si llegaste a creer que era demasiado triste como para ser cierto, entonces tenías razón.

La historia se llamaba “¿Quieres ir por un café?” y estaba conformada por más de 100 pantallazos de Whatsapp que la usuaria Flor Carillo difundió por las redes sociales. Las fotos se hicieron virales y hasta se crearon memes, pero lo cierto es que la historia de Tamara y Eduardo era ficticia.

La conversación no era real y tampoco estaba inspirada en una historia. En realidad Flor Carillo, estudiante de Sinaloa, comenzó a escribir los chats una madrugada en la que no podía dormir.

No podía dormir y no tenía nada que hacer. Publiqué la primera parte porque me gusta compartir mis historias con mis amigos. Mi idea era publicar un capítulo por día, pero me insistieron tanto que siguiera que la acabé toda en un solo día. Cuando vi cuántos likes tenía el lunes, no lo podía creer

-Flor Carillo a Verne

Y gracias a la trágica historia de amor, Flor logró conseguir más de 100 mil seguidores en su página de Facebook. La mayoría atraídos por el cuento de Tamara y Eduardo.

 

Flor tiene una pasión por la escritura. Comenzó a escribir desde los 11 años y desde entonces la gente ha alabado su talento. Escribió diferentes cuentos, como uno sobre una chica que tiene una relación de amor-odio con su secuestrador, llamada “Enamorada de un trata de blancas”

Flor Carillo

Y es que todas las historias de Flor tienen un elemento en común: ninguna tiene un final feliz, pues, según ella misma explica, “los finales felices no existen en la vida real”.

Su sueño es llegar a convertirse en una escritora de best sellers como John Green (“Bajo la misma estrella”) o E.L James (50 Sombras de Grey”).

Y talento tiene de sobra.