Por Ignacia Godoy
4 enero, 2018

Pueblos a pocos kilómetros de Moscú.

Cuando vemos las grandes ciudades rusas llenas de gente, edificios enormes, negocios y vida urbana por doquier, nunca nos imaginamos que hay personas que viven en ese país y están muy lejos de la realidad. A solo una corta distancia de la capital de Moscú, hay seres humanos que no tienen nada de lo que los ojos pueden ver.

En el área noreste de Rusia, a solo unos kilómetros de la gran capital, existen pueblos que no tienen más de dos personas como sus habitantes, sin luz ni agua potable. Solo implementos que se han ido consiguiendo durante los años en los que han habitado en ese lugar.

Liza Zhakova y Dima Zharov

Las fotógrafas de San Petersburgo, Liza Zhakova y Dima Zharov, decidieron ir a tomar imágenes de la realidad de ellos, que pocos otros habían presenciado.

Liza Zhakova y Dima Zharov

En el lugar se encontraron con Lecha, un habitante del pueblo de Spirdovo. Lecha caza toda su comida y no tiene más compañía que tres amigos que van a buscar alimento igual que él. Además, su pasatiempo es beber. Bebe 6 a 7 botellas en 10 días. Según señala Daily Mail, Lecha dice que «no hay diferencia entre morir hoy o en 10 años, no hay diferencia alguna».

Lesha/ Liza Zhakova y Dima Zharov

Sasha, en Elyakovo, también tiene las mismas costumbre que Lecha, pero desde el momento en que comenzó a vivir en las lejanías de la civilización, se ha dado cuenta que la naturaleza lo ha abandonado, notándose en la poca vida salvaje que hay para cazar.

Liza Zhakova y Dima Zharov

Sin embargo, «no me gusta la ciudad para nada, puedo ir a un viaje para allá por cuatro días pero no soporto más que eso», dice a Daily Mail. Al igual que Lecha, el beber alcohol es uno de sus hobby número uno.

Liza Zhakova y Dima Zharov

Según un estudio de The Lancet, el 25% de los hombres rusos mueren antes de los 55 por problemas con la bebida.

Lesha / Liza Zhakova y Dima Zharov

A pesar de estar lejos de todo tipo de comodidad, ninguno de sus habitantes se alejaría de su lugar de origen.

Liza Zhakova y Dima Zharov

¿Conoces algún caso parecido?

Puede interesarte