“Puerca, gorda, enferma, obesa, fea, celulítica, flácida, tonta, ridícula”, no es lo mismo que “gordo, vago, feo, estúpido”. YA BASTA.

“Puerca, gorda, enferma, obesa, fea, celulítica, flácida, tonta, ridícula”, no es lo mismo que “gordo, vago, feo, estúpido”. Al menos eso es lo que creo, después de leer un sinfín de reacciones violentas en las redes sociales en el último tiempo. Las personas se jactan de ser justas y defienden su postura referente a la violencia de género en internet, pero muchas veces no se dan cuenta que las burlas duelen y dañan. 

Porque los estereotipos de belleza que se han impuesto en la sociedad, han hecho que los seres humanos sigan prototipos que a lo largo del tiempo, sólo han logrado  insegurizar a hombres y mujeres. 

Cuando las redes sociales se crearon, tenían el fin de unir a las personas en los diferentes continentes. Pero ese sueño se transformó en un monstruo lleno de ira y resentimiento. Las personas detrás de la pantalla desatan sus frustraciones criticando, menospreciando, y dañando la imagen de una persona, porque según ellos, no cumplen con este patrón social. 

Han criticado por su imagen corporal a Kim Kardashian por disfrutar de la playa en bikini, a Mariah Carey por subir de peso, a Gomita por gritar a los 4 vientos todas sus cirugías estéticas, a Gigi Hadid por ser demasiado flaca, o la gimnasta mexicana Alexa Moreno, por no cumplir con los cánones de belleza impuestos en los deportistas de los Juegos Olímpicos.

Y hablaremos más sobre Alexa Moreno, nuestro ejemplo para demostrar que estamos viviendo en una sociedad hipócrita que defiende ciertas cosas y otras no.

Autor Desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Estas fueron las críticas que recibió Alexa Moreno por su físico en los JJ.OO.

Twitter

Twitter

Twitter

Y las redes salieron a defenderla…

Twitter

Twitter

Twitter

Pero las personas defienden a ciertas personas en las redes, no a todos.

A Paquita la del Barrio no la defienden cuando se burlan de su aspecto o sus dichos.

Autor Desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Gomita también ha sido víctima del monstruo de las redes sociales…

Preciosa Noche,❤️ los amo mi hermoso mty

A post shared by ❤️Gomita_oficial❤️ (@gomita_oficial) on

Instagram

Instagram

Instagram

Muchos hombres también son víctimas de violencia en las redes:Agustín Carstens, Alejandro Sans, Aaron Carter, Luis Miguel o Ronaldo…

Donde la violencia se perpetúa sin piedad entre burlas y risas.

Guillermo del Toro ha sido criticado también por su aspecto. Una ridícula columna de opinión de este miércoles lo destroza por su obesidad, diciendo que es “Un líder que no predica con el ejemplo”. ¿Quién es quién para criticar el aspecto de otro?

¿A qué se debe este esto?

Conversamos con 2 psicólogas que nos explican en parte, este fenómeno social que vivimos a diario.

La primera especialista es Verónica Berrios ve esta temática como algo que se va desarrollando a través de los estímulos o creencias instauradas, en el inconsciente colectivo.

“El prejuicio, la poca tolerancia e ideas preconcebidas están tan instauradas a nivel cultural que generan discriminación, y muchas veces se hace de manera inconsciente”, señala la psicóloga.

Ningún ser humano, independientemente de su género determinado, debe ser menospreciado. Menos por su apariencia física.

Nerea de Ugarte,  fundadora del colectivo La Rebelión del Cuerpo, comenta que como sociedad debemos visibilizar en qué estamos fallando a la hora de construir y educar a las personas, que nos enfocamos en la apariencia física…

En vez de definir a otro por sus verdaderas cualidades.

“En el caso de Alexa Moreno y Guillermo del Toro, son personas que hacen cosas interesantes, pero que se visibilizando cuando critican o defienden su figura física. Creo que hasta que no dejemos de hablar sobre la figura de las personas, no van a cambiar las cosas. Seguimos perpetuando que desde niños el interés respecto a otros tenga que ver por que opinión tengan de su cuerpo, en vez que se le de visibilidad por, en el caso de Moreno ser Gimnasta, o del Toro cineasta, por lo que están haciendo ahí como ejemplo para las nuevas generaciones”.

¿Qué logramos con todo esto?

Que las generaciones futuras decidan no cumplir sus sueños por ser criticadas por su aspecto.

Detengámonos un minuto y hagamos un mea culpa entorno a esta temática. Enseñemos a respetar al otro tal cual son.

Puede interesarte