Por Diego Aspillaga
2 diciembre, 2019

Según sus superiores, el festivo sweater perturbaría a niños tímidos y de capacidades especiales. Mike Dickensian está confundido, sólo quería esparcir su espíritu navideño.

Mike Dickensian adora la navidad. Juntarse con la familia, intercambiar regalos y ver como los niños disfrutan de las fiestas lo llena de felicidad.

Es por eso que aprovechando su trabajo como conductor de buses escolares, el hombre de 68 años no dudó en cambiar su aburrido uniforme por algo más colorido y festivo: un clásico «sweater» de lana rojo con llamativos motivos navideños.

Solent

«Esto será un éxito con los niños», pensó. 

Pero, lejos de esparcir y recibir el calor navideño por su decisión, Mike sólo recibió una advertencia por parte de sus superiores: el chaleco tenía que irse.

Al preguntar por una explicación, desde la empresa de buses escolares le dijeron que «usar un sweater de Navidad podía asustar a los niños, así que usarlo es un gran NO».

Pixabay

«Puedo ver su punto, los niños necesitan estabilidad, ver un conductor familiar… pero realmente creo que a los niños les gusta la Navidad. Seguramente todos reciben regalos y deben ser fanáticos de la celebración, unámonos todos en el espíritu festivo y usemos ropa navideña», agregó en conversación con el portal Unilad. 

Tras la insólita nueva regla de su empresa, Mike catalogó a su jefe, Peter Bryden, como un «grinch».

Pixabay

«Es absurdo, amo a Peter, es un gran jefe pero no puedo creer lo que está diciendo. La regla de no usar ropa navideña es estúpida y loca», afirmó el chofer. 

Pero su jefe mantiene que las nuevas reglas son para el beneficio y seguridad de la empresa, los choferes y los niños que viajan con ellos. 

«Tenemos que ser cuidadosos. No queremos arruinarle la diversión a los conductores pero hay reglas y regulaciones que tenemos que cumplir. Una de nuestras mayores preocupaciones es tener decoraciones navideñas en el interior del bus. Si hay algo que pueda impedir la visión, ls conductores podrían ser multados», explicó.

Solent

«También transportamos muchos niños con necesidades especiales que tenemos que considerar. No queremos hacer nada que los perturbe», agregó.

Solent

Al ver que las reglas de la empresa no se moverían, Mike decidió seguir compartiendo su espíritu navideño en otro lado y renunció a su trabajo. 

 

Puede interesarte