Por Camila Cáceres
21 abril, 2017

“Comenzó como algo gracioso… quiero decir, ¿quién hace eso?”.

Los tatuajes son una forma de expresión que aún ahora recibe una cantidad impresionante de prejuicio, a pesar de que cada vez son más comunes y, en contraste, costosos. Existen miles de técnicas, estilos, colores y formas, y a muchos no les importa lo que piense el resto, porque el resultado es convertir nuestros cuerpos en obras de arte caminantes. Sabemos que los tatuajes en sí no tienen nada de malo.

Vamos, si lo dudan, pregúntenle a los niños. ¿Qué? ¿Que ningún niño se pone tatuajes? No sé donde vivirán ustedes, pero en verano casi todos los locos bajitos que veo llevan coloridos diseños en sus brazos.

Por supuesto que son temporales, pero el impulso de marcarse definitivamente con algo que nos separa del resto es casi instintivo.

Y lo demuestra una dulce mujer de Nueva Zelanda.

Facebook

Suzie, quien vive con síndrome de Down, visita su tienda de tatuajes favorita, Muscle and Ink, todas las semanas. La primera vez que lo hizo, cargaba con una carpeta llena de tatuajes temporales: quería que se los pusiera un profesional, por supuesto.

Jason Ward estuvo encantado de ayudarla.

Facebook

Le dedicó la misma cantidad de tiempo y atención que dedica a todos sus clientes. El proceso resultó tan divertido para Suzie que decidió visitar a sus nuevos amigos todos los viernes a la misma hora para llenarse los brazos de figuras y colores.

Suzie va a una escuela vocacional y ahora todos sus compañeros también quieren “tatuarse”.

Facebook

“Comenzó como algo gracioso… quiero decir, ¿quién hace eso? ¿Quién entra a un local de tatuajes para que le peguen tatuajes temporales? Pero si fuera un miembro de mi familia y hubiese entrado a un local de tatuajes y le hubieran dicho que se fuera, me pondría furioso. ¿Por qué decirle que no? Debes tratar a todos igual.

Es una locura. Mucha gente piensa que es por publicidad, pero no, es algo de todas las semanas. El lunes me quería esconder, no tenía idea qué pasaba. Es una locura que una foto que tomó un amigo un viernes normal pueda causar esto.

Ahora hay mucha gente que ha escrito porque quiere enviarnos tatuajes temporales, pero hay gente en su comunidad por la que pueden hacer esto. Es genial que la gente quiera ayudar a Suzie, pero pueden fijarse lo que pasa en sus casas. Si haces algo que haga feliz a alguien, eso es todo lo que necesitas en tu día”.

-Jason Ward a Hamilton News

Facebook

¡Hermoso!