Por Pamela Silva
11 agosto, 2017

Y 5 consejos para tratar de sobrevivirlo.

Hay gente a la que le gusta viajar en avión, yo particularmente no soy fan. No porque me dé miedo o algo así, es sólo que estar tantas horas seguidas en un lugar tan reducido no es cómodo, sobre todo porque soy bastante alta (aunque claro, si viajara todas las veces en primera clase creo que pensaría distinto).

Pero también pasa que al estar tantas horas en movimiento y siendo un espacio tan reducido, no lo encuentro muy limpio que digamos. De hecho, un estudio del Journal of Environmental Health Research comprobó que es mucho más posible resfriarse en un avión que en otro lado, -113 veces más de posibilidades-.

Y hay lugares específicos de los aviones que son realmente sucios y que definitivamente deberías tratas de evitar.

1. Las mesas de los aviones

Un estudio de TravelMath reveló que la superficie de estas mesas tiene ocho veces más bacterias por metro cuadrado que las cadenas de los baños. Se debe principalmente a que la tripulación no tiene mucho tiempo para limpiar entre vuelos.

Consejo: lleva tus propias toallas desinfectantes contigo.


2. La ventilación de aire y los cinturones de seguridad

TravelMath encontró más bacterias en los sistemas de ventilación que están sobre los asientos que en los baños comunes y corrientes, lo mismo con el broche de los cinturones, los cuales la gente toca demasiado, transmitiendo una gran cantidad de bacterias.

Consejo: trae tu propio desinfectante de mano y úsalo regularmente.


3. Baños

A pesar de que los baños son limpiados regularidad durante los vuelos largos, al ser un espacio tan pequeño es muy complicado que la limpieza sea tan adecuada como debería ser. Además, como el agua que sale del lavamanos no es tanta, complica lavarse bien las manos.

Consejo: toma el picaporte del baño con una toalla de papel, te podrás ver ridículo, pero estarás más seguro.


4. El bolsillo del asiento

Piensa en todas las porquerías que metes tú en el asiento delantero del asiento, ahora imagina cuántas cosas meten otros ahí mismo. Y piensa que si no tienen tiempo de limpiar las mesas, no vacían después de cada vuelo el contenido de ese espacio en particular.

Consejo: No los uses. Así de simple.


5. Asientos del pasillo

A pesar de que te dan más libertad, no tienes que pedirle permiso a nadie para poder pararte y no te miran feo por querer ir al baño, son los más sucios de todos los asientos porque reciben los gérmenes de todas las personas que se mueven por el avión.

Consejo: Bueno, si puedes evitarlo, no elegirlos (hacer check-in con tiempo es una gran idea).

Te puede interesar